Archivo por meses: febrero 2015

Fitness emocional

¡No amigas!, no estoy loco, hoy os quiero en zapatillas y chandal para sudar emocionalmente y buscar un poco más de felicidad dentro de nosotros mismos.

Durante mis conferencias y cursos de “EMOTIONAL Fitness” enseño a las personas a estar más en forma mental y emocionalmente: si el objetivo del Fitness es el bienestar físico, el objetivo del Fitness emocional es el bienestar emocional a través de técnicas y estrategias que nos enseñen a administrarnos mejor a nosotros mismos.

fitness

Parece una locura, pero la relación hecha con el Fitness tiene sentido, porque las mismas reglas que funcionan para los músculos del cuerpo funcionan también para los músculos morales y emocionales. De hecho, ¿qué debemos hacer para desarrollar un músculo? Un entrenador nos explicaría que el músculo crece cuando se les aplica estrés, es decir, cuando le exigimos levantar un peso mayor que el que logra soportar de forma cómoda.

Si nos entrenamos siempre con los mismos pesos, mantendremos el músculo en forma, pero no aumentáremos sus dimensiones: para obtener este resultado tendremos que aumentar el peso y salir de nuestra zona de confort y hacer un esfuerzo mayor del que hacemos habitualmente.   Este esfuerzo logrará que el cerebro permita el proceso fisiológico que conducirá la creación de nuevas fibras musculares dentro de las 48 horas siguientes provocando, muchas veces, agujetas.

¿No os parece que del mismo modo crece nuestro carácter?

Las dificultades, los problemas, los retos, son los pesos que la vida nos pone para forjar nuestros músculos morales y emocionales; si tenemos la fuerza y el valor para enfrentarnos a ellos y superarlos saldremos más fuertes y robustos de lo que éramos. Y es en ese momento cuando lo que nos daba problemas va desapareciendo, porque ya lo conocemos y ya no nos da miedo. Se ha vuelto parte de nuestra zona de confort, hemos crecido y somos más fuerte y más completos.

fitness2

Crecer significa salir de la zona de confort, y el liderazgo personal es la capacidad de expandirla, volviéndose cada vez más elásticos mentalmente, más flexibles, capaces de adaptarnos de manera más fácil a circunstancias diversas, sin perdernos en ese momento en el que las cosas salen de sus esquemas conocidos, sino, todo lo contrario, tomando el control de nosotros mismos en esas situaciones.

Hoy es el día, ponte a entrenar, amiga, y pregúntate. ¿Qué te gustaría mejorar o cambiar de tu forma de ser o actuar? ¿Cuál es el motivo por el que no los has hecho aún? ¿Qué te ha frenado?

Sé sincera y atrévete a empezar a entrenar. Somos muchas veces más fuertes a empezar una dieta para adelgazar o matarnos en un gimnasio para ser más guapas, sin embargo nos cuesta tomar decisiones ligados a nuestra estabilidad emocional y crecimiento personal.

Toma decisiones porque en la toma de las decisiones se crea nuestro destino.

Los miedos, la incertidumbre, las costumbres y el pesimismo son los enemigos de este proceso de mejora, pero solo empezando el camino con sinceridad salimos del “gimnasio emocional” más fuertes. ¡A por ello!

Si solas no sois capaces… ¡Los coaches estamos para acompañar en este camino!