Tu imagen personal : herramienta de éxito

ejecutiva4

Pocas veces somos conscientes de la velocidad con la que otros nos catalogan; basta con una mirada o un cruce de palabras para determinar si alguien a quien acabamos de conocer podría ser el ejecutivo que estamos buscando. La primera impresión deja una huella imborrable y a veces, no hay una segunda oportunidad.

¿Sabías que los demás nos juzgan a los 30 segundos de habernos conocido?

La imagen es una de las claves del éxito. Seriedad y distancia, proximidad y confianza, jovialidad y dinamismo. En función de la profesión que desempeñamos o del tipo de persona que nos entreviste, puede ser clave que nuestra imagen transmita unos valores u otros.

Es por ello que hay que tener en cuenta tres aspectos:

1-Tu imagen no sólo tiene que ver contigo, sino con cómo los demás relacionan tu imagen. Al fin y al cabo, los otros son quienes te definen. Por esta razón, debes de tener en cuenta qué información les estas dando de ti.

2-En qué tipo de empresa te encuentras.

3-A qué tipo de clientes o personas te diriges.

Todos proyectamos una imagen a los demás que comienza a formarse a partir de nuestro aspecto físico, se fortalece con todo aquello que dejamos ver de nosotros y se consolida con lo que los demás perciben e interpretan de cada uno de nuestros actos.

La imagen que a diario construimos es un reflejo de cómo nos perciben los demás y puede o no ajustarse a la realidad, pero, al fin y al cabo, es la imagen que hemos construido. Ésta es frágil y puede destruirse con un solo gesto. Por eso la imagen ha de construirse desde dentro hacia fuera y nunca rebasar el umbral de la naturalidad.

Mantener hoy en día nuestra imagen demanda cuidados extremos, pues en una sociedad donde cada individuo tiene en su bolsillo una grabadora de voz, que a la vez es cámara fotográfica y de vídeo, cualquier acción desafortunada puede ser registrada y subida en segundos a las redes sociales, arruinando para siempre una imagen y reputación construidas a los largo de los años.

Vivimos tiempos desenfadados en los que algunos dejan a su libre albedrio la forma de vestir, muchas veces alejados de lo que manda el protocolo y la etiqueta; personajes públicos, del mundo empresarial y, especialmente, del artístico asisten a toda clase de actos y eventos, ataviados de las más variopintas maneras, deteriorando su imagen personal.

La imagen no es sólo cuestión de maneras de actuar, estilos de vestir y modos de arreglarse. La forma en que nos comunicamos determina también, la visión que tienen los demás de nosotros; aunque las palabras que utilizamos son muy importantes en el proceso comunicativo, porque revelan nuestro conocimiento, grado de educación y respeto hacia los demás, son la entonación y el lenguaje corporal, los aspectos más determinantes de la imagen que los demás se forman de nosotros.

Para potenciar la imagen deseada, se debe mantener la coherencia entre los cuatro canales de información que se utilizan al transmitir cualquier mensaje:

1-Físico: apariencia exterior

2-La voz, el tono y su modulación

3-Los gestos: movimiento del cuerpo. Comunicación NO verbal.

4-La indumentaria: líneas, formas, volúmenes y colores.

Pongamos el ejemplo de trabajar cara al público y tener que convencer a nuestros clientes para que compren nuestros productos. Si tenemos una imagen fría, seria y con un tono de voz aburrido, no conseguiremos que nadie se nos acerque. Por otro lado, si nuestra imagen es accesible y trasmite confianza, será mucho más fácil entablar una relación o primer contacto.
Para que tu imagen sea el espejo de tu marca personal, tienes que ser capaz de identificar y comunicar correctamente las características que te hacen ÚNICO, VALIOSO y DIFERENTE.

Y es que, el ser es importante, pero el parecer también. Amplifica y destaca lo que te beneficie de tu imagen y neutraliza todo aquello que quieras que pase a un segundo plano. No seas un “profesional masivo”. Busca la autenticidad, sé original y sé único.

La entonación, así como el contacto visual, los gestos, el manejo de las manos y nuestra posición corporal, revelan la veracidad de nuestros mensajes, la forma como nos sentimos y nuestro grado de seguridad o incomodidad frente a determinadas situaciones. Cuando trabajamos en la creación de la imagen que queremos proyectar, lo importante es conseguir que ésta refleje lo que realmente somos. Por ejemplo, si soy una persona insegura, antes que tratar de parecer seguro debo trabajar para conseguir esa seguridad que me hace falta, de modo que mis acciones reflejen lo que realmente soy y siento, porque las falsas imágenes se desmoronan con facilidad.

Un ejercicio interesante en la definición de la imagen que se quiere construir, consiste en imaginar cómo nos gustaría ser recordados el día en que debamos partir de este mundo.
Si uno quisiera, por ejemplo, que cuando se hable de lo que fuimos quienes nos conocieron digan: “era un hombre trabajador, íntegro, emprendedor y justo que se había ganado el afecto y respeto de sus familiares, amigos y colaboradores”, todas nuestras acciones deben reflejar precisamente esos calificativos, pues de lo contrario, habremos construido una imagen distinta a la que queríamos proyectar.

Tal y como María A. Sánchez, reconocida Image Trainer explica, la imagen es un medio de comunicación muy potente con el que contamos las personas. La imagen te identifica como parte de un grupo, muestra tu preocupación por la salud, profesionalidad, seguridad y poder adquisitivo. Es tu carta de presentación y no debes dejarla al azar.

Vivir y aparecer frente a los demás con una imagen saludable, será el resultado del respeto por ti mismo, por los demás y por tu entorno.

En el trabajo, negocio y la vida real es indudable la importancia que tienen las primeras impresiones, la imagen. Algunos dicen que lo son todo, yo, personalmente, considero que hay mucho más pero, si de primeras no conseguimos atraer a los demás, difícilmente podremos llegar a alcanzar nuestras metas. Existe una imagen personal ideal, y encontrarla puede tener efectos asombrosos.

¡COMPRUÉBALO POR TI MISMO!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>