Archivo de la categoría: Escapadas

Los Seises by Fontecruz, Sevilla

5Hay muchas maneras de viajar. De las decisiones que tomemos, dependerá el éxito del viaje y el sabor que este dejará en nuestra memoria. Me refiero a donde nos vamos a alojar,  donde vamos a comer, etc. Y aunque lo que mas me gusta del mundo es improvisar, creo que aterrizar en el sitio perfecto, es la mejor manera de empezar un viaje.

Así fue como di con este maravilloso y acogedor hotel en Sevilla. Se llama Los Seises by Fontecruz. Me encantó por muchísimas razones.  De entrada, es un hotel con carácter. Esta ubicado en el denominado tercer patio del Palacio Arzobispal de Sevilla.  Es un edificio histórico que mantiene gran parte de su estructura original. Esto le da un carácter y un encanto, que ya lo hace diferente a los demás. Además, tiene una terraza de ensueño con unas vistas imponentes. Tomarte algo por la noche, con la Giralda iluminada, en buena compañía, no tiene precio.  Nuestra habitación era amplísima, luminosa y muy acogedora. Nos recibieron con fruta y jamón en la habitación. Todo el personal fue mas que amable. Realmente, desde el primer día, supe que iba a escribir sobre este lugar. Así que si tenéis que viajar a Sevilla, yo tendría muy, muy en cuenta este lugar mágico.

¿Porque estuve en Sevilla? Pues en la última foto, en la que aparezco con el director Victor Conde, esta la respuesta. Pero eso será en el próximo post..

2

1

3

4

7

 

Cuento de invierno

Cuando pienso en un cuento de invierno, pienso en algo bucólico. Paisajes nevados, mucho frío pero mucho abrigo, trineos, leña, chimeneas y comida buenísima.

Aunque vale para todos, este post va dedicado a todos aquellos a los que les encanta la nieve pero odian esquiar. Yo odio esquiar. Carretera y manta hasta… ¡Baqueira!

Me hospedo en el Hotel Val de Ruda. Una antigua casa aranesa convertida en un pequeño hotel. Sin ser ostentoso, lo tiene todo. Un restaurante delicioso que mezcla productos de cultivo ecológico con piezas que caza. Jose, su dueño, un ex-monitor de esquí que ha hecho todo lo posible para que este lugar sea lo más parecido a un hogar. Spa, chimenea y chocolate caliente… La habitación es de madera y en el baño hay una cestita con productos de L’Occitane.

Partida de cartas frente a la chimenea y ¡a dormir!

Por los ventanales de la habitación entra un sol de escándalo. Desayuno rico y directos a las pistas. En medio de un mar de nieve se distingue una pequeña casita de madera… Hay un montón de perros. Un chico de Montgarri Outdoor se acerca y me pregunta si he conducido un trineo de perros alguna vez. “¿No?, pues hoy vas a aprender”. Sin palabras. A mitad de la travesía, nos detenemos a comer en un refugio en medio de la nada. Una comida digna de leñador. Y al volver, me enseñan a conducir motos de nieve. Ha sido tan mágico, tan bonito y tan alucinante que sólo pienso en repetir. Me han dicho que en las noches de luna llena también puedes hacer excursiones en trineo… No puedo esperar.

Mi cuento está completo. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

FIN

Abrigo de Woolrich. Probablemente, la mejor inversión de este invierno.

Jersey de Miu Miu. Cinturón de Üterque.