Archivo de la categoría: Escapadas

Viaje a la Provenza

5Desde que rodé una serie francesa llamada Le Grand Batre, de vez en cuando me regalo un viajecito a la Camarga. Viví allí durante seis meses. Esta vez, hemos aprovechado además para adentrarnos un poco en la Provenza. Una de las cosas que más me gusta en el mundo son la antigüedades y en Isle sur la Sorgue se concentra uno de los enclaves mas importantes del sur de Francia. Nos pareció que era un buen pretexto para investigar la zona. Nos perdimos por pueblos maravillosos, como el ocre Roussillon, cenamos en Saint-Remy de Provence y descubrimos hotelitos de ensueño como el Mas d’Arvieux.

Os dejo algunas fotos del viaje para poneros los dientes largos, pero sobretodo, para que toméis nota.

Vestidos de Rouje

2

 

4

 

6

 

13

 

14

 

8

 

3

 

 

Marrakech

1Si hay dos ciudades que han marcado mi vida, son sin lugar a dudas, Nueva York y Marrakech. A los dos fui a parar la primera vez por algún novio que tenia algo que hacer allí, pero las dos tienen en común a mi gran amigo Sebastian. Sebastian vive en las dos. Él es casa, es esa familia que uno elige, es luminoso, libre y siempre tiene cosas apasionantes que contar. Podría escucharle horas sin decir palabra y sabe Dios que ese es un superpoder que no tiene todo el mundo.

Desde que fui mami, no he estado ni en Marrakech ni en Nueva York… Y este año como regalo de cumpleaños, Miquel me regaló un viaje a casa, a Marrakech. A ver a Sebastian, a Abderrahim y a comer y a cenar todooooos los días a mi restaurante favorito: el  Nomad. Comida sabrosa a base de verduras y hierbas, pescado y carne. Pero todo sorprendentemente refrescante y suave. Además termina con la mejor tarta que existe: la tarta de dátiles. Esta bañada con un caramelo de mantequilla salada…No se puede aguantar. Y sí ¡esa fue mi tarta de cumpleaños!

Dormimos en el que es ahora mismo EL LUGAR más todo de la ciudad. El hotel boutique El Fenn. Parece un sueño. Pasa a estar en mi top de hoteles junto con el Bowery de Nueva York. Ambos descubiertos por mi amigo Sebastian. Él es el autentico buscador de tesoros allí donde esté. Pasear por la Medina, ver com esta cambiando todo y sentir una mezcla de nostalgia y alegría al ver que todo va a mejor, ha definido mi viaje.

Atención a los que penséis ir. Os paso algunos de mis imprescindibles:

-Para comer, sin lugar a dudas, Nomad. Comida marroquí tuneada.

-Restaurante Al Fassia Gueliz. Comida tradicional.

-Hotel El Fenn. Marrakech esta cambiando y esta riad lo demuestra.

-La pequeña boutique de la diseñadora Norya Ayron.

-El museo Yves Santi Laurent que han abierto al lado de la Majorelle.

Gracias Miquel y Sebastian por este regalo.

¡Besos y hasta pronto!

15

9

5

8

4

11

76

 

Los Seises by Fontecruz, Sevilla

5Hay muchas maneras de viajar. De las decisiones que tomemos, dependerá el éxito del viaje y el sabor que este dejará en nuestra memoria. Me refiero a donde nos vamos a alojar,  donde vamos a comer, etc. Y aunque lo que mas me gusta del mundo es improvisar, creo que aterrizar en el sitio perfecto, es la mejor manera de empezar un viaje.

Así fue como di con este maravilloso y acogedor hotel en Sevilla. Se llama Los Seises by Fontecruz. Me encantó por muchísimas razones.  De entrada, es un hotel con carácter. Esta ubicado en el denominado tercer patio del Palacio Arzobispal de Sevilla.  Es un edificio histórico que mantiene gran parte de su estructura original. Esto le da un carácter y un encanto, que ya lo hace diferente a los demás. Además, tiene una terraza de ensueño con unas vistas imponentes. Tomarte algo por la noche, con la Giralda iluminada, en buena compañía, no tiene precio.  Nuestra habitación era amplísima, luminosa y muy acogedora. Nos recibieron con fruta y jamón en la habitación. Todo el personal fue mas que amable. Realmente, desde el primer día, supe que iba a escribir sobre este lugar. Así que si tenéis que viajar a Sevilla, yo tendría muy, muy en cuenta este lugar mágico.

¿Porque estuve en Sevilla? Pues en la última foto, en la que aparezco con el director Victor Conde, esta la respuesta. Pero eso será en el próximo post..

2

1

3

4

7

 

Cuento de invierno

Cuando pienso en un cuento de invierno, pienso en algo bucólico. Paisajes nevados, mucho frío pero mucho abrigo, trineos, leña, chimeneas y comida buenísima.

Aunque vale para todos, este post va dedicado a todos aquellos a los que les encanta la nieve pero odian esquiar. Yo odio esquiar. Carretera y manta hasta… ¡Baqueira!

Me hospedo en el Hotel Val de Ruda. Una antigua casa aranesa convertida en un pequeño hotel. Sin ser ostentoso, lo tiene todo. Un restaurante delicioso que mezcla productos de cultivo ecológico con piezas que caza. Jose, su dueño, un ex-monitor de esquí que ha hecho todo lo posible para que este lugar sea lo más parecido a un hogar. Spa, chimenea y chocolate caliente… La habitación es de madera y en el baño hay una cestita con productos de L’Occitane.

Partida de cartas frente a la chimenea y ¡a dormir!

Por los ventanales de la habitación entra un sol de escándalo. Desayuno rico y directos a las pistas. En medio de un mar de nieve se distingue una pequeña casita de madera… Hay un montón de perros. Un chico de Montgarri Outdoor se acerca y me pregunta si he conducido un trineo de perros alguna vez. “¿No?, pues hoy vas a aprender”. Sin palabras. A mitad de la travesía, nos detenemos a comer en un refugio en medio de la nada. Una comida digna de leñador. Y al volver, me enseñan a conducir motos de nieve. Ha sido tan mágico, tan bonito y tan alucinante que sólo pienso en repetir. Me han dicho que en las noches de luna llena también puedes hacer excursiones en trineo… No puedo esperar.

Mi cuento está completo. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

FIN

Abrigo de Woolrich. Probablemente, la mejor inversión de este invierno.

Jersey de Miu Miu. Cinturón de Üterque.