Bravo por los deportistas de los Juegos Olímpicos

Hoy quiero felicitar a todos los deportistas que han participado en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

El simple hecho de llegar hasta allí supone mucho esfuerzo durante muchos años.

En un país donde se apoya muy poquito a nuestros deportistas, donde muchos de ellos se tienen que costear las competiciones y combinar el deporte de élite con sus propios trabajos, es todo un logro llegar a Río.

Si para alguien normal cuesta sacar una horita para entrenar cualquier deporte por falta de tiempo, estos héroes tiene que dedicar muchas horas de sacrificio para llegar a lo más alto, o al menos intentarlo. El día a día es lo más duro donde surgirán dudas, donde no hay una palmada en la espalda o una medalla que te motive. Sólo el sacrificio de no poder dedicarle tiempo a tu familia, amigos o cualquier tarde de ocio.

Pero para muchos ha merecido la pena toda esa entrega porque se han traído a sus hogares una medalla colgada del cuello.

Habrá mil historias entre ellos. Para unos habrá sido su última oportunidad, para otros, la primera de muchas por venir. Hay quien lo dio todo y se quedo a las puertas del podio, otros habrán cometido errores que les costará perdonarse a sí mismos, pero todos tienen algo en común: que lucharon con todas sus fuerzas para lograr su sueño.

Por eso les aplaudo desde aquí. Bravo por la constancia. Bravo por el esfuerzo diario. Bravo por la valentía. Bravo.

Y en honor a la causa me he vestido de los colores de la bandera ;)

Kira_Woman_05_WEB

MONO ELISABETTA FRANCHI PARA MOCA COUTURE, STILETTOS URSULA MASCARO, BRAZALETE AGATHA

Kira_Woman_06_WEB

¡¡¡PASEN Y VEAN!!!

Kira

Nos seguimos mirando en Twitter, facebook e Instagram

 

Fotos: Alberto Saguar

Estilismo:Jose Herrera

Maquillaje y peluquería: Natalia Belda

Agradecimientos: Nacho Fuso, Frank Jymz

 

Un templo de relax en Cádiz…

Después de un año intenso de trabajo, mi madre y yo, decidimos irnos unos días juntas de vacaciones.

A lo Thelma y Louise cogimos el coche y partimos rumbo al Hotel Barcelo Sancti Petri Spa Resort en Chiclana de la Frontera.

cadiz1

 EN LA PUERTA DEL HOTEL CON NUESTRO TIVOLI

Teníamos buenas referencias de éste hotel, pero la verdad es que superó las expectativas.

Tiene unos preciosos e inmensos jardines. Cuenta con varias piscinas (una de ellas sólo para adultos donde casi todo el mundo está prácticamente en silencio y es perfecto para descansar). A pesar de ser muy grande, es acogedor y en pleno mes de julio, con el hotel lleno al 100% en ningún momento sentías agobio de gente. Parecía que estabas en uno de esos hoteles pequeños con encanto.

cadiz2

cadiz3

hamaca

oiscina

Con un buffet inmenso, todo era de máxima calidad y cada día estaba dedicado a un país diferente, de esa forma te sorprendían constantemente con nuevos platos.

De los diferentes restaurantes que tiene el hotel, cenamos una noche en El Atunante, restaurante especializado en platos creativos inspirados en la cocina gaditana y en el atún rojo de la almadraba. Nos entregamos al viaje de sabores y texturas de sus exquisitos platos cocinados con las diferentes partes del atún. El carpaccio de atún y el morrillo fueron mis favoritos.

atunante

Una de las cosas que me cautivó del hotel fue su programación deportiva. Hay clases de spinnig, zumba, bodytech, aquadance, etc, durante todo el día. Yo no me perdí ni un día la clase de spinnig, que se hacía en la terraza del hotel viendo el mar. La verdad es que con esas vistas parece que una se cansa menos.

spinning

El hotel cuenta con el spa más grande de Andalucía y es visita imprescindible para rebajar el estrés.

Nosotras optamos por un masaje Tuina, que es el masaje chino más antiguo.

Si hay algo que debo escoger como mi favorito del hotel, fue el personal. Desde el  primero hasta el último transmitían una simpatía y una amabilidad propia del sur. Después de 2 días viendo a la misma gente te hacían sentir como estar con amigos en casa, se crearon  muchos lazos de complicidad.

Mi madre y yo conocemos Cádiz y sus costas. Hemos veraneado muchos años por allí, nos encanta. Nuestra intención al llegar era irnos por las playas y visitar sus pueblos, pero el hotel nos atrapó. Se estaba tan a gustito que casi no salimos en los 4 días que estuvimos. Y en el fondo, esas son las auténticas vacaciones, no hacer NADA:

brindis

UN BRINDIS EN LA TERRAZA DEL HOTEL

Para mí fue un viaje muy especial, porque por fin pude disfrutar de mi madre a tope. A veces el tiempo pasa muy rápido y sin darnos cuenta no hemos tenido ni un segundo para mirarnos a los ojos y contarnos nuestras cosas.

Por eso, estos 4 días los usamos para ponernos al día las dos, madre e hija, de nuestras cosas, nuestras inquietudes, nuestros propósitos. Aprender la una de la otra, desahogarnos. Recordamos anécdotas vividas. Nos reímos mucho, vacilamos como traviesas, bromeamos, nos sinceramos contándonos cosas que quizás teníamos guardadas en el cajoncito de la intimidad.

Hace años el ángel de la muerte vino a visitarla y caprichoso quiso llevársela con él, pero ella es una peleona que logró vencerle con una espada de serenidad y una sonrisa que nunca ( y digo nunca) se le borra. Se ganó una segunda oportunidad, y después de ese gran susto tus prioridades cambian. Por eso para mí cada minutos con ella es un regalo, es un aprendizaje de alguien que sobrevive y se repone ante cualquier contratiempo. Nunca le falta buena actitud en la vida, siempre positiva le sonríe a la tristeza, a la angustia y al miedo. Estar con ella es hacer un curso intensivo de cómo hay que tomarse las cosas en la vida.

puesta de sol

MI MADRE Y YO

Gracias MAMI por tanto…

¡¡¡PASEN Y VEAN!!!

Kira

Nos seguimos mirando en Twitter, Facebook e Instagram.