Enfrentarse a una lesión

Dicen que las lesiones suelen aparecer cuando mejor nos encontramos porque nos excedemos con el entrenamiento. Pues fue justo lo que me ocurrió a mí. Cuando mejor me sentía, cuando más fuerte estaba, pum…lesión de rodilla. Al principio no lo acepté y pensé que se me pasaría pronto, pero al ver que mi dolor y cojera no cesaban tuve que ponerme seria con el asunto. No aceptaba la idea de quedarme a las puertas de la carrera para la que había entrenado duro. En un post anterior les cuento cómo pasé de runner a animadora.

Pero hoy quiero contarles cómo ha sido el duro camino de la recuperación.

Fui a diferentes médicos, donde los diagnósticos no coincidían y simplemente me recetaban antiinflamatorios y reposo. Mandarle reposo a alguien que está habituado a entrenar casi diariamente es como pedirle a un pez que sobreviva fuera del agua. Bueno quizás exagero un poco, pero para mí en aquel momento me resultaba desesperante ver que la única solución era parar. Después de un tiempo viendo que seguía prácticamente con el mismo dolor, me recomendaron el Centro de Fisioterapia Amaro y Castillo. He de confesar que fui con pocas esperanzas, pues estaba cansada de explicar tantas veces lo que me pasaba sin obtener ninguna mejora.

Pero fue entonces, cuando por fin, alguien se tomó el tiempo suficiente para explicarme mi lesión y hacerme entender de dónde venía, por qué, cómo, cuándo y todas esas preguntas que nos quedan sin responder la mayoría de las veces.

Processed with Snapseed.

NELSON AMARO Y SAMUEL CASTILLO ATIENDEN A MIS PREGUNTAS, QUE ERAN MUCHAS!

Con un ecógrafo y mucha paciencia me enseñaban dónde estaba mi problema y comparaban las dos rodillas para que lo viera con mis propios ojos. Además con una serie de ejercicios de movilidad  y tras varias pruebas, me demostraban por qué “le habían saltado los tornillos a mi rodilla” y cómo podíamos solventar esos “problemitas”. Fue entonces cuando empecé a ver la luz.

Processed with Snapseed.

SAMU ME MUESTRA LOS “ENTRESIJOS” DE MI RODILLA ;)

Amaro y Castillo está compuesto por jóvenes deportistas, nadie mejor que ellos comprende lo que significa para uno el deporte y estar activo. El reposo era la última opción. Después de obtener un diagnóstico claro teníamos mucho trabajo que hacer y todo el equipo se volcó para que me recuperara lo antes posible.

- Lo primero, hacerme unas plantillas para mejorar la pisada y evitar así futuras lesiones.

- Trabajo de fisioterapia, porque tan importante es entrenar como descargar la musculatura. En mi caso la tenía agarrotada, cuando Samu intentaba masajearme las piernas, veía las estrellas. Había entrenado muy duro, pero sin darle a mi cuerpo su merecido descanso.

- La rehabilitación, nada de reposo! Yuhuuu! Había que fortalecer la rodilla y en el centro también disponen de sala de entrenamiento  personal enfocada a mejorar cada lesión, así que me esperaba una tabla para ponerme fuerte. Algo a lo que yo no prestaba mucha importancia ( hasta que me lesioné) es que para  aliviar el esfuerzo de las rodillas es imprescindible fortalecer glúteos! Mira tu qué bien que además de curarme se me va a poner un culito estupendo ;)

En el centro usan una técnica que han llamado Integrity, un método de entrenamiento y reeducación funcional basado en la corrección. Educan y mejoran la forma correcta del movimiento y la fuerza buscando el equilibrio entre cadenas musculares.

Y fue así como empecé a mejorar, el dolor se fue aliviando y ya estoy corriendo de nuevo. Todavía no estoy a tope, porque después del susto y el parón prefiero pecar de lenta que reventarme otra vez…Sí, es que soy muy bruta.

Pero me sirvió de mucho saber que no estaba sola durante la lesión. Que tenía unos guías que me ayudaban y me orientaban a la hora de ponerme en marcha.

Entonces te das cuenta de lo importante que es encontrar el lugar adecuado, con el equipo perfecto.

En próximos post les hablaré con más detalle sobre las plantillas, la rehabilitación y el Integrity.

¡¡¡PASEN Y VEAN!!!

Kira

Nos seguimos mirando en Twitter, Facebook e Instagram.

Processed with Snapseed.

SE PREGUNTARÁN POR QUÉ LLEVO UN BALÓN DE BALONCESTO Y ES QUE ELLOS FORMAN PARTE DEL EQUIPO DE FISIOTERAPEUTAS  DEL REAL MADRID.

Gracias Amaro y Castillo porque ya vuelvo a dar zancadas por Madrid.

Fotos: Alberto de Armas

 

One thought on “Enfrentarse a una lesión

  1. Hola Kira! como me alegra leerte! El año pasado pasé por una situación parecida a la tuya, y me veo taaaan reflejada en tus palabras. Normalmente los médicos no tienen esa capacidad empática de ponerse en nuestro lugar y entender lo que para nosotras supone lesionarse. Parar no es fácil, volver a empezar de nuevo, ver como dudas de tí misma porque no consigues alcanzar aquello por lo que te habías estado preparando. Por suerte, llega un día en el que conectas con profesionales de verdad, capaces de entenderte y sobre todo escucharte, algo que pocos hacen a día de hoy. Soy psicóloga y mi intención es formarme en psicología deportiva, ya que desde mi propia piel he sentido la importancia de la ayuda psicológica en la rehabilitación de lesiones.
    Mucho ánimo en la vuelta a las calles, es siempre un placer leerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>