Así viví la Fitbit Semi de París

Te apetecería correr la Media Maratón de París? Claro que sí, guapi! ;)

Y es que me encanta apuntarme a un bombardeo y marcarme nuevos retos.

Normalmente para todas mis carreras he tenido un entrenamiento específico de al menos 4 meses, pero en ésta ocasión contaba con poco más de un mes para prepararme. Aunque lo cierto es que nunca he dejado de entrenar la parte de fuerza,( en Amaro y Castillo Fisioterapia me hacen un plan de entrenamiento específico para mis piernas además de las sesiones de fisioterapia para aliviar la tensión muscular) en cuestión de carrera estaba saliendo a correr, como digo yo, a demanda, lo que el cuerpo me fuera pidiendo, sin ritmos marcados, ni objetivos por cumplir.

Así que cuando decidí ir a París tenía que ponerme las pilitas con el running. Me puse manos a la obra y como buena disciplinada que soy, volví a las zancadas. ( Forward, como siempre, me hace el planning de entrenamiento)

La carrera se presentaba un poco complicada debido a las condiciones meteorológicas.  Lluvia, frío y lo peor de todo, viento. Pero nunca perdí la esperanza de poder disfrutarla.

Me reuní en París con Gema García Marcos, periodista de altura, madre y runner ( una superwoman vamos) ambas veníamos invitadas por Fitbit. Como marca la tradición había que pasarse por la feria del corredor para recoger nuestro dorsal y conocer a los otros invitados internacionales de la marca.

gema y yo

CON GEMA A LAS PUERTAS DE LA FERIA

dorsal

LISTA CON MI DORSAL

IMG_7882 2

cena

LA NOCHE ANTERIOR A LA CARRERA NOS LLEVARON A CENAR A TODOS LOS INVITADOS INTERNACIONALES DEL EQUIPO DE FITBIT

Antes de acostarme, preparo todo lo que voy a necesitar para la carrera. De éste modo evito sustos.

bodegon

Llegó el domingo de la carrera y el sol no asomaba por ningún lado, a pesar de la lluvia nadie tenía intención de abandonar.

rejas

DE CAMINO AL ARCO DE SALIDA

basura

Empezar una carrera mojada, temblando de frío y con los pies calados no es lo más agradable, pero nadie tiene la culpa de que ese día las nubes se hubieran instalado en el centro de París.  En un momento dado y en frío pensé: “hay que amar mucho el deporte para estar aquí y no en casa calentita”. Pero ese pensamiento desaparece en el momento en que empezamos a correr. Más de 47.000 corredores dispuestos a dar lo mejor de sí mismos.

salida

Pistoletazo de salida, Gema y yo nos despedimos, las dos queríamos ir a nuestro ritmo, sin presiones.

Por cada esquina había gente animando o grupos de música dándolo todo para ser ese aliento que necesita el corredor. El recorrido era precioso por el centro de la ciudad y por el río Sena, quizás la zona más complicada por el fuerte viento.

He de confesar que los primeros 13k se me pasaron volando, casi sin darme cuenta ya había recorrido la mitad de la carrera. Animaba a la gente, sonreía y de vez en cuando me repetía en alto “ Esto está hecho Kira” “Ya no queda nada”

Mi pequeño susto fue cuando en el km15 voy a coger el agua en el avituallamiento y los dedos no me responden, los tenía totalmente congelados e inflamados. Al querer agradecer con un simple “Merci” mi barbilla también se había congelado y mis piernas empezaron a doler. Es entonces cuando, más que nunca, necesita tomar el mando la cabeza para mentalizarte de que “no hay dolor” y “puedes con todo”

Es ahí cuando te das cuenta de el poder de la mente. Sacas la fortaleza de las entrañas y lejos de pararme o aflojar, seguí hacia delante intentando movilizar todo aquello que percibía en proceso de congelación.  En cierta ocasión cuando el bajón asomaba me salía una canción motivadora que me ayudaba a levantar cabeza. Aunque confieso que incluso así tenía fuerzas para animar a todos los que veía que se paraban, me daba pena que se vinieran abajo cuando ya casi lo tenían logrado.

Incluso hasta el final no paré de sonreír, de motivarme a mí misma y a los demás ( jugando con esa libertad que tiene estar en otro país donde nadie me conoce les gritaba: vamos que ya no queda nada!!!! Claro que no entendían nada de lo que les gritaba esa rubia loca… jajaja!!!)

Era la primera vez que corría una media maratón totalmente sola. Todo dependía de mí, ha sido una experiencia dura y maravillosa a la vez, lo recomiendo.

Crucé el arco de meta a tope de power y con una sensación de fortaleza brutal. Cuando pones a tu cuerpo al límite y te superas, sientes que puedes comerte el mundo.

FullSizeRender 3

A LA LLEGADA EL BUFF ESTABA TAN MOJADO QUE PESABA COMO UN COLLAR DE CADENAS!!!

1´57 fue mi marca, superando las anteriores, me puedo dar con un canto en los dientes. En 21k te pasan millones de cosas, como en la vida, te adelantan, adelantas tú, tienes subidones y bajones…después de cada carrera me llega el momento de reflexionar.

IMG_7866

pelos

GEMA Y YO NOS ENCONTRAMOS EN META Y LO CELEBRAMOS JUNTAS. ATENCION A NUESTROS PELOS DE LOCA, UN MATOJO DE ENREDOS!!! JAJAJA!

Ahora a descansar y pensar en nuevos objetivos…les iré contando.

IMG_7884

RECUPERANDO PULSACIONES

 

Gracias a FITBIT por hacer posible ésta maravillosa experiencia.

Gracias a AMARO Y CASTILLO por cuidar mis piernas. Benditas manos y bendito equipo.

Gracias a FORWARD por acompañarme siempre en el camino. #siempreconmigo

¡¡¡PASEN Y CORRAN!!!

Kira

Nos seguimos mirando en Twitter, Facebook e Instagram

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>