Doy la talla

Señoras y señores, doy la talla, pero como persona al compartir con tod@s vosotros mi régimen de ejercicio y dieta. Espero ayudar y que os sirva. ¡Suerte y fuerza!

Ya sabeéis que me requetechifla máximamente comer, siempre ha sido así y siempre lo será. Además soy una comedora ‘emocional’ total, si estoy nostálgica me tiro al queso, si estoy enfadada me da por la carne roja y si estoy de bajón el chocolate siempre me sube el ánimo.

Como de manera saludable, porque siempre he sido muy cocinillas, mi problema no es la calidad, sino la cantidad. No me he privado de nada estando embarazada y aquello de ‘ya te lo quitarás en la lactancia’ es una burda mentira (al menos en mi caso) no tenía ni fondo ni fin mi apetito (creo que conseguí engordar y todo).

13330461_10153592505532267_191257662_n

Yo estaba así.

Para muchos es incoherente querer perder peso si te ves bien de gordita, en mi caso particular es una cuestión de salud. Para mí, el punto de inflexión vino cuando hace poco el médico me informó de que por unos kilos estaba ya en la zona de ‘obesidad’ y que había fuertes indicios de que pudiera ser diabética (ya soy hipotiroidea desde que dejé de fumar hace casi 3 años). La verdad es que me asustó y rápidamente me puse a plan: contraté una entrenadora personal que también es nutricionista y me apunté a darme masajes linfáticos en cabina. Perder peso hasta llegar a mi peso ideal y después mantenerme en él es claramente mi objetivo. Ya he perdido 10 kilos en unas 5 semanas y ya me voy a quedar cerca de mi peso actual, no quiero bajar mucho más, me veo bien y estoy cerca de mi peso ideal.

Tania Llasera posando

Os voy a narrar mi método paso a paso por si os ayuda a vosotros con vuestra ‘operación bikini’ particular. No soy nutricionista, ni entrenadora así que disculpad mis meteduras de pata que seguro que las habrá en este post.

Todos sabemos que para bajar peso hay dos pilares: el ejercicio y la nutrición. Es una cuestión matemática, si quieres bajar kilos… has de moverte y cerrar el pico.

EJERCICIO

Al principio cuesta un poco pero enseguida verás que te aficionas a mover el esqueleto. Al ser mi parto una cesarea, para proteger mi suelo pélvico y mis abdominales me recomendaron andar, andar y andar. Cardio a saco vaya, cuanto más mejor pero cada cual que se regule a su modo y se adapte a sus necesidades. Lo ideal es empezar poco a poco e ir subiendo la intensidad y duración.

Lo que hago yo es salir a la calle con un agua tibia con limón y jengibre y un café con leche en el cuerpo… Casi en ayunas es mucho más fácil de lo que parece. El agua tibia limpia el organismo y el café despierta el metabolismo.

13340438_10153592505557267_1021158990_o

Me paso el día andando.

El paso de marcha es el paso de ‘llego tarde’, ir rápido, casi corriendo al trote pero todavía andando, de tal manera que en 15 minutos rompas a sudar y en 40 minutos comienzas a quemar así que sal al menos 41 minutos… (es broma, no muy graciosa, sorry). Yo ando 2 horas por la mañana y 2 horas por la tarde (no siempre y todos los días pero todo lo que puedo sí) por la mañana sin niño y por la tarde con carrito y bebé. A veces si Pepe me despierta a las 7 le cojo y nos vamos a andar fuerte juntos (cuanto antes más fresquito, claro). A él le encanta porque va mirándolo todo, si llora o quiere salir del carrito, me paro y le hago caso. Los minutos de ejercicio son acumulativos, no pasa nada por parar y luego volver a retomar.

Yo tenía mucha tripa post-parturienta, una barriga hecha como de gelatina que no me gustaba ni un pelo y para quitarla nada mejor que la postura para andar (sin hipopresivos todavía). La postura ideal es llevar la espalda recta, el ombligo metido hacia adentro, con la zona activada (dura) como si te estuvieras subiendo la cremallera de un pantalon que no cabe (a todas nos ha pasado). Además, el culo o la pelvis un punto adelantado (curvando la espalda un pelo para que no te sufran los riñones). A veces, llevar el carrito con el niño puede ayudar a modo de andador a caminar rápido con ésta postura.

Pepe

Pepe viene conmigo cada tarde dos horas a andar.

No me da miedo el temido efecto rebote porque sinceramente en mi caso, esto no es una dieta tal cual sino un estilo de vida para toda la vida. He de cuidarme, y todos deberíamos mimar nuestro cuerpo, que nos tiene que durar una vida entera. Además, he de reconocer que desde que hago ejercicio me siento mejor, estoy más simpática y me siento más relajada en general. A veces me da pereza, pero cuando la venzo me siento genial. Os recomiendo a todos y a todas que os mováis, no os arrepentiréis. La auto-motivación es clave, si yo puedo…todos y todas podéis, creédme (yo siempre pienso que si pude dejar el tabaco, puedo con todo).

LA DIETA

Mi dieta es una dieta típicamente disociada que se basa en que el aparato digestivo no es capaz de asimilar por separado las grasas, azúcares y proteínas de los diferentes grupos de alimentos, por lo que se recomienda comerlos por separado en cada comida y no juntarlos, para conseguir aumentar la perdida de peso. No es una dieta en la se restringe la ingesta de alimentos, se come de todo pero por separado, se come 5 veces al día pero poca cantidad.

Os la narro a continuación:

Bebidas pre-paseo mañanero:

  • Zumo de medio limón con gengibre, en agua tibia
  • Un café con leche(de avena en mi caso) con stevia para endulzar

Desayuno:

  • 1 pieza de fruta: kiwi, melón, manzana…
  • 1 rebanada de pan integral con pavo, huevo…(proteína, vaya)
  • 1 té
13340659_10153592505512267_582615202_o

Así es un desayuno con mi dieta.

Media mañana:

  • Batido detox verde (receta en la web cumichili.com). A mí no siempre me da tiempo así que a veces lo sustituyo por otra pieza de fruta, unas nueces, un dátil de medjoul o algo así.

Comidas:

  • Los días que entreno con mi entrenadora y sé que voy a trabajar duro: puedo comer arroz integral, pasta integral, cereal integral o legumbre con verduras o ensalada.

13324361_10153592505452267_1790716687_o

 El resto de días:

  • 1º Verdura que preferiblemente sea al vapor, también puede ser poco hervida, asada o en sopa o en puré o a la plancha. O ensalada o gazpacho sin pan.
  • 2º Ensalada con proteína, pescado, pavo, pollo (al horno, al vapor o a la plancha).13324361_10153592505537267_357835562_o

Merienda: fruta

Cena:

  • 1º caldo de verduras: hervir 500gr. de apio, 4 cebollas, durante una hora, se cuela y se toma antes de la cena con un chorrito de limón exprimido, también se puede comprar el caldo vegetal de la marca Aneto.
  • 2º Sólo proteínas: jamón, pescado (marisco, atún, mejillones, berberechos) pollo, o pechuga de pavo natural, huevos. Puedes combinar proteínas, por ejemplo un revuelto de gambas.

Receta de pollo/pavo rico rico

  • 1 pechuga de pollo o de pavo entera (medio pechugón doble de esos que parecen dos pulmones).
  • Especias (las que más te gusten) yo suelo poner jengibre, pimienta, orégano, o curry, a veces también les pongo especias mega picantes.
  • Sal.
  • Tienes dos opciones de cocción:
  • Papel de cocina si es al horno
  • Papel film transparente si las vas a hervir

Método:

  • Si vas a usar el horno precalientalo a 220º
  • Si vas a hervir, coge un cacharro dónde te quepa tu pechuga o pechugas si son varias (yo hago tandas de 2 o 3 pechugas y las dejo en la nevera para ensaladas, cenas etc. así maximizo esfuerzo)
  • Pones el film o el papel de cocina y encima le pones todas la especias que quieras… Pon encima del film o papel especiado tu pechuga de pollo o pavo y salala además de ponerle por encima las mismas especias que tiene debajo. Envuélvela y si es para el horno, envuelve como si fuese el bocata de la merienda con aluminio generoso, en este caso será papel de cocina (tipo papillot). Si es con film de plástico, tendrás que envolver las pechugas con al menos 3 capas de film y poner en agua fría hasta que hiervan y luego esperar 20 minutos hasta sacarlas. Si es al horno, depende un poco del grosor pero media hora en un horno previamente caliente debería de cocinarlo bien. Si no es así, y están un poco rositas al cortar las pechugas, siempre puedes meter las lonchas cortadas sobre el plato al micro, así termina de hacerse seguro.

Esta es una receta que me enseñó mi madre el verano pasado y que no he dejado de hacer, suelo hacer varias pechugas, con y sin ajo, y con distinas especias para no aburrirme y siempre las tengo en la nevera. Es sano, light y hecho en casa. Puedes usarlas de mil maneras distintas, y si son la horno puedes también rellenas las pechugas de lo que te de la gana.

¡Buen provecho familia virtual!

La curva del cambio

No creo que Alejandro Sanz se moleste, si digo que lo primero que me dijo (al enterarse ‘el mundo’ que esperaba un bebé durante ‘La Voz 3′) y con un gran y sentido abrazo, fue: “Te va a cambiar la vida, nunca jamás volverás a ser la misma, es lo más maravilloso… ya verás”.

IMG-20150924-WA0005

A ver, yo soy de Bilbao, y los bilbaínos somos animales de costumbres. Admito que no soy buena aceptando cambios, y eso que no hay nada más cambiante que mi rutilante trabajo en televisión… Hoy estás aquí y mañana allí, pero eso es en lo laboral, a mí me gustan las cosas ‘como siempre’, ¡al menos en casa! Y resulta que se avecinan cambios bruscos en el territorio familiar… Y ya que los cambios van a ir llegando, ¿por qué no disfrutar del proceso?, me pregunto yo. Así que, ¿cómo se prepara una para el cambio más importante de su vida?

IMG-20150924-WA0002

Para empezar, la naturaleza es sabia y gracias al Universo, nos conceden a las parejas 9 meses (que en realidad son 10, que no os engañen) para hacernos a la idea, y ¡menos mal! Porque como decía aquel anuncio de Johnson&Johnson: “Un bebé lo cambia todo”. De repente, has de cambiar todo tu mundo: la casa (porque no hay cuarto para el bebé), el coche (¡porque es un 3 puertas!) y hacerte con el ‘maxi cosi’, la hamaca, la cuna, el cambiador, los pañales, el moisés, la trona, biberones, chupetes, mantas, la bañera y todos sus pijamas, gorros y demás accesorios infantiles.

IMG-20150924-WA0006

O sea… toda tu vida cambia… y para siempre (tan tan tan taaan….) porque ser madre (como le encanta recordarme a mi propia madre) es de esos papeles que no tiene botón de apagado, el resto de roles: hija, hermana, amiga, presentadora, reportera, cocinera, escritora, ciudadana, etc., tienen OFF. Pero una vez eres madre, eres madre en ON a tiempo completo… y eso da #miedito o al menos #respetito.

IMG-20150924-WA0003

Era yo (hace décadas) de esas jóvenes modernas que se apuntaban a la ‘revolución’ de ‘no tener hijos’ y de no ‘casarse’ tampoco, por supuesto. Y ahora, me miro, me veo… no abarco mi circunferencia porque ya estoy de veintitantas semanas de feliz embarazo y llevo ya 3 años casada con el mejor hombre (para mí). La vida, mucho me temo, es evolución, desarrollo e inevitablemente cambio y yo, señoras y señores, damas y caballeros, he cambiado y ahora abarco la vida con un gran abrazo en toda su enorme y vital circunferencia.

IMG-20150924-WA0007

Antes me costaba enamorarme y ahora… ahora soy una bomba de hormonas en plena efervescencia, ¡una sentimental máxima total! (Como diría Ylenia) Siento AMOR en mayúsculas por alguien a quien ni conozco siquiera… Adoro sus pataditas aunque a veces me hagan daño, o me hagan cosquillas, adoro hasta que me haga ir al baño cada media hora (yo antes era tipo camello, jamás iba al baño), adoro saber que su mera existencia, aunque sea una lata de niño (que no lo sé todavía pero mi madre me hizo un maleficio y me dijo que ojalá tenga un niño como yo, ¡para que sepa lo que es! jajaja) me ayudará a ser mejor persona. Creo que el cambio más gordo que sufre una mujer, al ser madre, es el tamaño del corazón… se expande y se cuadriplica… como un cereal en leche… aumenta enormemente la capacidad de amar. Además, los científicos dicen que tener un bebé es un muy parecido, a nivel neuronal, a enamorarse, confío en que tengan razón y que así sea, recibiré a mi bebé con los brazos abiertos y dispuesta a enamorarme incluso más si cabe, de él. Alguien dijo una vez que la maternidad es como descubrir una preciosa e inmensa habitación en una casa que ya conoces, pues estoy deseando conocer esa estancia tan acogedora en mi vida.

IMG-20150924-WA0001

Y ya sin ser tan moñas, no quiero ni hablar de la cantidad de cambios que sufre el cuerpo femenino a través del embarazo, sin ir más lejos, hoy en la ducha se me ha metido jabón en la boca y al escupir, me he dado a mí misma en plena barriga, ¡lo que cual me ha hecho morirme yo sola de la risa! Obvio que no es por puntería sino por tamaño del bulto del bebé. No voy a enumerar la larga lista de cambios físicos evidentes, ni voy a ahondar más en el cambio de paradigma que significa ser mamá… Solamente os diré esto: a mi preciosa barriga, últimamente la llamo cariñosamente… “La Curva del Cambio” y ya sabéis por qué…

Tania Llasera


El poder de una sonrisa

Mi sonrisa siempre ha sido mi mejor carta de presentación. Es algo muy mío, soy una mujer muy sonriente y creo fervientemente en el poder de una sonrisa. Me gusta mandar amor a los demás, y no soy ninguna “hippy”.

Mando amor con la mirada y con una gran sonrisa allá por donde voy, es como mi pequeño gran experimento vital, y depende dónde sea… Me miran cómo si estuviese loca cuando los locos son ellos por no sonreírle a la vida. La curva más expresiva de mi cara me hace sentir mejor y creo que contagio de buenas vibraciones a la gente porque sí… Las sonrisas, igual que los bostezos, ¡se contagian!

El lunes de esta semana, sin ir más lejos, fui la embajadora de un nuevo producto de Listerine que se llama Blanqueador Avanzado y potencian la idea del poder de la sonrisa.

tania1

Me hacían preguntarme ¿qué he conseguido con una sonrisa? La cuestión es que me han hecho reflexionar y pensar cómo me ha ayudado a mí personalmente sonreír y cuántas cosas he conseguido por sonreír a tiempo:

Con una sonrisa… te sonríen de vuelta
Con una sonrisa… bajas tu nivel de estrés
Con una sonrisa… consigues atención
Con una sonrisa… conquisté a más de un detractor
Con una sonrisa… me dieron mi primer trabajo
Con una sonrisa… te baja la presión arterial
Con una sonrisa… me han hecho más de un favor
Con una sonrisa… vives más feliz
Con una sonrisa… me he ganado a mi portera (que rara vez sonríe)
Con una sonrisa… despiertas endorfinas
Con una sonrisa… empecé la historia de amor más bonita para mí
Con una sonrisa… pedí perdón más de una vez
Con una sonrisa… he hablado sin decir una sola palabra
Con una sonrisa… alegras el día a alguien seguro
Con una sonrisa… mandas amor que es gratis
Con una sonrisa… te acercas a otros
Con una sonrisa… le haces la vida más agradable a los demás
Con una sonrisa… es imposible estar triste
Con una sonrisa… despiertas tu propio optimismo
Con una sonrisa… puedes subir tu propia autoestima
Con una sonrisa… consigues cariño
Con una sonrisa… vences muchas veces la dificultades
Con una sonrisa… te vuelves un imán de buenas vibraciones
Con una sonrisa… ya no necesitas ningún accesorio de belleza más
Con una sonrisa… todo es mejor

Tan sólo 25 efectos de 1 simple sonrisa con la que llegas más lejos de lo que crees, ya que según Pilar Jericó “la sonrisa es el pegamento social”. Al sonreír activas una círculo vicioso saludable: tú sonríes :) con lo cual te sientes bien, acto seguido los demás te sonríen :) :) Están haciendo mímica de lo que tu has hecho y entonces ellos se sienten bien también.

tania2

No soy la primera en notar que una simple sonrisa puede generar un ciclo de buenas energías. Ron Gutman lleva estudiando los efectos de sonreír mucho tiempo y nos recuerda que sonreír es un gesto humano básico, de hecho los bebés sonríen antes de nacer, y ya en su cuna mientras duermen (y tú te preguntas en qué diantres estarán pensando si todavía no han vivido) pero es que los niños son las criaturas que más le dan vida a la sonrisa, ya que sonríen una media de ¡400 veces al día!

Así que una simple sonrisa es un gesto más valioso de lo que piensas, y es completamente gratis. Todos vamos armados con ella, nacemos ricos sin saberlo, ya que la naturaleza nos regala un tesoro que nadie podrá arrebatarnos jamás: la sonrisa. Y me parece un regalo precioso, tener una gran súper poder en tan sólo un gesto.

Mi conclusión es que NADA hay más bonito que regalar sonrisas. Además, Darwin ya se dio cuenta de que sonreír era beneficioso para el ánimo pero por lo visto… ¡una sonrisa puede hacerte sentir mejor que 2000 onzas de chocolate! Con lo cual, ¡sonreír adelgaza! jajaja
Siempre se dice eso de que “una sonrisa vale más que mil palabras”. Esta frase resume mi arma ya no tan secreta a la perfección.

La Madre Teresa de Calcuta dijo que nunca entendería todo el bien que se puede hacer con tan solo una simple sonrisa. Y estoy completamente de acuerdo, nunca sabremos bien todo lo que alcanzamos al sonreír, pero sé positivamente que es bueno sonreír así que ya sabéis que estoy haciendo ahora mismo… :) Una sonrisa es el mejor regalo de todos.

Kilos de felicidad

Voy a engordar, y mucho. Y me da igual porque va a ser el aumento de peso más sano de la historia de mi vida.

Año y medio después de dejar de fumar y después de intentarlo un tiempo… ¡estoy esperando un bebé! Es el momento más mágico de mi vida, un embarazo planeado y muy deseado y quiero compartirlo con todos vosotros y gritarlo por fin a los cuatro vientos: ¡voy a ser madre!

Durante estas maravillosas semanas de silencio, nuestro bebé era un secreto totalmente nuestro y nos ha llenado de sonrisas internas y de una luz que solamente nosotros entendíamos. He disfrutado de un foco de felicidad íntimo y personal y ahora quiero hacerlo público a mi manera, en mi web y con cierta intimidad (para los que me leéis). Disfrutaré de cada fase que me brindará este bebé que además tendré como si se tratase de un regalo más… En navidad, pasaremos de ser una pareja a ser un trío (más mi perrita Milagros), una célula familiar completa con animal de compañía incluido. Una imagen que nos llena de ilusión a mi pareja y a mí.

WOMAN-TANIA-LLASERA_46051

© Javier López. Fox Restaurante: www.restaurantefox.com. Vestido: Zara.

Hace mucho tiempo que quiero ser madre, entiendo la maternidad como una opción, no una imposición. La vida se toma su tiempo, pero el momento de la maternidad ya está aquí y me hace sonreír y llorar de felicidad a partes iguales, son kilos y kilos de felicidad los que siento. ¡Por fin una noticia de peso en mi vida! Creo que ser madre, para mí (entiendo que no para todas), va a ser el paso más grande que voy a dar para ser una mujer con súper poderes, una auténtica SUPER-WOMAN.

Por cierto, a los que echáis de menos mis recetas en las redes sociales, me temo que desde que me embaracé tengo unas nauseas importantes que me impiden cocinar y mucho menos hablar de comida. Así que paciencia, que volverá la Llasera cocinillas pero más adelante, cuando me apetezca comer algo más que una galletita salada o una pieza de fruta.

Un beso enorme a todos los que os alegráis por nosotros.

Tania Llasera

¡Konfianza!

Realmente la polémica “sobre mi peso” comenzó mucho antes de ser publicada en los medios. Desde que dejé de fumar a principios de año llevo sufriendo el ‘acoso’ por mis kilos, preguntas de lo más indiscretas, insultos a través de la red, etc. Quiero y siento que debo, intentar dar una vuelta de tuerca a la polémica que me envuelve y aprovechar la dimension  de la tormenta mediatica en la que se habla de ‘kilos y curvas’ para tratar el tema de fondo: la autoestima.
Lo realmente revolucionario y refrescante de lo sucedido desde principios de Septiembre (creo yo) ha sido mi honestidad a la hora de decir públicamente: no quiero ser una esclava de mis kilos, realmente me veo bien y estoy a gusto con esos kilitos de más. Para algunos medios mi postura es chocante’ y alucinan con que tenga mi autoestima intacta o incluso alta ¡hasta con kilos de más! ¡es de locos! Socialmente parece prohibido que una mujer tenga confianza en sí misma, y produjo una especie de reacción social especialmente entre mujeres muy positiva; una especie de ¡BASTA YA! (en mi opinión muy necesario).  Lo importante aquí es la salud física y mental, esa es la única perfección que busco: estar sana y sentirme bien.  Estoy muy orgullosa de haber dejado de fumar y de esos kilos de más no son nada más que un reflejo del bienestar que me produce ser una ex-fumadora que elige NO FUMAR a diario desde hace meses. Y lo digo sin malos humos, de hecho lo proclamo sin humos de ningún tipo: he sido capaz de dejar de fumar, puedo con casi cualquier cosa, ¡yo tengo el poder! 
Muchos piensan que presumo de lo que carezco, y que si tanto hablo y escribo sobre el tema es que me duele o me pica, pero no. De tanto llamarme ‘foca’ he debido desarrollar su piel, porque me rebota o resbala lo nocivo. No busco seguir hablando del tema, juro que no, por lo menos no por mí. Pero ya que éste desmadre esta aquí y pone de manifiesto el hambre de la sociedad por este tema, pues aprovecho para intentar ayudar a los jóvenes, o por lo menos mandarles un mensaje: La belleza, la felicidad y el éxito no residen en una talla. De hecho te puedes volver loco intentando entrar dentro del patrón de belleza establecido, pensando que felicidad y éxito llegarán con ser el prototipo ideal y luego lógicamente nos deprimimos porque no llegan. Y es que atacamos por el flanco equivocado. No es el físico, no es el exterior de tu cuerpo el que ayuda al interior, es al revés. Es el interior el que ayuda globalmente, y hace que veamos con mejores ojos nuestro físico. La fuerza, ya lo decían los caballeros Jedi en STAR WARS…la fuerza está en tu interior. Así que sí, quiero kilos y kilos, pero de positividad y autoestima. 
Personalmente, me siento muy agradecida a todos los que me mandáis cariño a través de la red.  Me siento halagada de haber recibido una importante cantidad de cartas, emails y demás mensajes de parte de gente que no conozco que me cuentan sus increíbles historias personales. Me siento realmente una privilegiada por todo el amor y la ternura mostrada. También quiero dar las GRACIAS a todos los del gremio de la TV, los que me habéis apoyado estas dos semanas de desmesurada polémica y estáis contribuyendo a abordar el tema de fondo: estar feliz con uno mismo. De corazón os doy las gracias.
Honestamente os digo que es agotador nadar en una piscina que no es la tuya y siento que ya no hago pie, que no tocaré nunca el fondo. La verdad es que ni soy ‘coach’, ni terapeuta, no soy una profesional de la nutrición o de la psicología, no puedo ayudar como quisiera, y no sé cómo atacar el problema de raíz, no sé cómo ayudar más allá de aquí y me frustra bastante, todo sea dicho…Admito que me siento abrumada por la velocidad y la dimensión de toda ésta vorágine mediática y siento que debo apearme aquí, antes de hacer más eco si cabe.
Desde mi humilde posición, sabed que SIEMPRE estaré a favor de la SALUD. Siempre me encontraréis del lado de las ‘curvas felices’. Os doy kilos y kilos de apoyo a aquellos que queráis crecer, engordar…pero como humanos. Insisto a riesgo de resultar ‘pesada’: todos debemos dar la talla, pero como personas. 
Tengamos lo que bautizo como KONFIANZA = (KILOS de CONFIANZA)
Hoy, me gustaría hacer un punto y aparte, y zanjar el tema de mis kilos, que ya no son una noticia de peso porque mi masa realmente no es ya la noticia. La noticia va más allá y siento que me supera. Quiero cambiar de estrofa y dedicarme a lo mío, trabajar mi parcela. Así que nos vemos dónde yo resido, en tu salón, en tu tele, en tu casa…¡hasta pronto! y ya sabéis…¡KONFIANZA! ;)

TANIA LLASERA

Noticias de Peso

 

Al principio de esta semana presenté el Octavo Foro Mundial de la Comunicación (World Public Relations Forum) y el primero bilingüe en el que invitaron a America Latina. Digamos que he estado en las Olimpiadas de la Comunicación, he aprendido mucho y me he dado cuenta de lo mucho que quiero comunicar. Y sinceramente, con estas palabras espero zanjar de una vez por todas, la absurda polémica de mi peso, mis ‘benditas imperfecciones’, mis defectos, y demás detalles de lo más humanos.

Ante todo decir que me parece tremendamente triste que ‘defender’ mi cuerpo con naturalidad sea una noticia de tal magnitud. Se me hace muy ‘pesado’ estar en cada portal digital y cada periódico, soy como el espíritu santo, estoy por todas partes. Pienso que nuestra sociedad está realmente enferma dado que soy noticia por unos kilos…saludables gramos. Pero nunca hay mal que por bien no venga, y aunque alucino por una parte, pienso si puedo ayudar al menos a 1 sola persona a sentirse mas cómoda en su cuerpo, habrá merecido la pena todo este revuelo montado. Quiero aprovechar la tormenta para mandar un mensaje claro: tú, y sólo tú, puedes quererte tal y como eres. Sobre todo a las jóvenes o adolescentes que son las más sensibles, ya que se esta formando todavía su cuerpo y su cerebro siente más exageradamente todo: lo bueno y lo malo. Si todo este ‘acoso’ por mi peso me hubiese ocurrido de joven, no sé qué hubiera sido de mí. Gracias a mi edad, lo llevo divinamente…de verdad.

Todo esto ha nacido de la forma más tonta: las fotos que tanto están dando que hablar se sacaron un domingo por la mañana en un desfile. Todos tenemos un mal día, y ése día a mí me vistió el diablo dormido que llevo dentro. Vamos, que no iba yo muy favorecida. Juan Duyos me invitó personalmente a ver en Cibeles su nueva colección y fui, entrada en kilos, porque no tengo nada de lo que esconderme. Estoy sana, que es lo que importa, pensé…¡ilusa de mí! El desfile fue precioso, además en vez de utilizar modelos de la talla mínima, invitó al Ballet Nacional para que bailasen con sus diseños puestos. Me sentí orgullosa de ser española(esto no pasa todos los días) y me dio mucho gusto ver mujeres con jota de mujer pisando fuerte por la pasarela. Se advierte salud, fuerza y equilibrio en los cuerpos del baile y pensé: eso es mucho más atractivo que ver a chicas casi desnutridas paseándose para que todas admiremos y emulemos. ¡Quién me iba a decir a mí que justo allí se plantaba la semilla de toda una semana de polémica por mi peso!

Realmente el dilema de los kilos comenzó hace meses cuando publicaron en una revista mi ‘feliz embarazo’, que obviamente no era tal. Y me paso cada día desmintiendo a varias personas mi embarazo ‘ficticio’. De verdad, que cansino es justificarte cada dos segundos. Te dan ganas de gritar a los 4 vientos: “no estoy embarazada, estoy gorda!…¿y qué pasa?” Mi propósito del 2014 fue dejar de fumar, de eso ya 9 meses y…he engordado, sí así es. He dejado de fumar sin más ayuda que mis ganas de dejarlo, y lo más importante es que lo he conseguido, ya le pondré freno a la báscula, o bajaré si tengo que bajar, yo puedo cambiar…pero ¿podemos cambiar nuestra sociedad? ¿porque se mide la belleza en kilos? ¿porque buscamos la perfección? si como bien dice Marta Simonet: “sería tan aburrido estar todos cortados por el mismo patrón.” Tengo tantas preguntas y tan pocas respuestas…

Soy medio inglesa, medio española, y  mi mitad inglesa es la que más ‘pesa’ en estos temas de peso. Las mujeres más ‘pesadas’ o rellenas de siempre en Inglaterra se han llevado. En el extranjero las españolas estamos vistas como gente ‘tiny’, diminutas o muy pequeñas, mujeres delgaditas, ‘petit’ que dirían los franceses. Desde siempre hubo un prototipo o formula a la belleza aquí: BELLEZA = DELGADA = PERFECTA. No me parece necesariamente cierto, y además me inspira miedo por las nuevas generaciones y la radical velocidad y transparencia de las RRSS.  Nos exigimos demasiado, quizá no seamos buen ejemplo. No se puede ser eternamente joven, delgada o feliz. Es un imposible. La vida no es ideal, tiene baches y giros. La epidemia de nuestro tiempo es alcanzar la perfección…hasta en la dentadura! Y es que insisto a riesgo de ser ‘pesada’: LA PERFECCIÓN NO EXISTE.  Las mujeres somos contorsionistas, no sólo conciliamos vida laboral y familiar, ¿además tenemos que estar perfectas? ¡Vamos hombre!

Y si nos preguntamos ¿Quién impone el canon de belleza actual? Supongo que la respuesta más obvia es que somos nosotras mismas. Así que debemos ser nosotras las que demos la vuelta a la sociedad. Nosotras debemos cambiar. Ni demasiado gordas, ni demasiado delgadas, démonos una pausa, un kit-kat, dejémonos en paz ya. Tiene haber de todo y saludable. Que se sepa que la mayoría de modelos tienen celulitis como todas, también he visto modelos con los brazos tan sumamente huesudos y delgados que han de hacerles photoshop para engrosarlos a una medida más saludable. Photoshop para engordar en vez de adelgazar…menudo concepto, y menuda sociedad. Por mucho que todas pasemos por ‘boxes’ para parecer más jóvenes y estupendas, al final la sociedad tiene un hambre que no sacia. Nunca será suficiente porque estamos abrientas de naturalidad, aire fresco y saludable. Se me ocurre que como atributos ‘intangibles’ del atractivo deberíamos valorar más la personalidad, el sentido del humor o la actitud arrolladora, por ejemplo.  Necesitamos de ejemplos más sanos, gente real y auténtica a la que aspirar o admirar. El concepto rompedor es que lo más atractivo revolucionariamente es LA SALUD. A los hombres les atraen las mujeres con caderas, porque desde las cavernas, piensan que así son más fértiles. Las mujeres preferimos a los hombres con espalda en triángulo invertido, porque desde los neandertales, son más fuertes y pueden procurar y protegernos mejor. La salud ya sea en forma de fertilidad o fuerza, es atractiva. No digo nada nuevo, lo sé. La rebelión ante el estereotipo, o el prototipo de belleza no es nueva tampoco, pero si TWITTER es el pulso de la sociedad…entonces, somos muchísimas las que no entramos en el prototipo, en la talla ideal o perfecta. Aprendamos a ser nuestras mejores amigas. Si tu no te quieres, ¿quién va a hacerlo? Si algo sabemos, es que omos mucho más que un simple reflejo en el espejo. No sé porque nos empeñamos en encarnizamos tanto las unas con las otras, o con nosotras mismas nos basta y nos sobra a veces. Rebelémonos contra lo establecido y ayudémonos las unas a las otras viendo lo positivo, en vez de lo negativo. Alabando en vez de criticando. Como diría mi abuela: si no tienes nada agradable que decir, ¡STOP! ¡cállate!

De verdad de la buena que estoy feliz con mi peso, cómoda en mi piel, y me siento incluso sexy a ratos. Pero quiero ponerle freno a mi aumento, he ido una vez al nutricionista, me he hecho análisis de sangre y en un mes me dirán qué alimentos a mí me sientan bien y cuales no, etc. Digamos que gracias al nutricionista tendré más inteligencia digestiva, pero no para bajar de peso, sino para frenar la báscula y para estar yo más saludable. Cada cuerpo es un mundo y yo quiero saber más del mío. No sé lo que peso, porque no me subo a la báscula para no obsesionarme con los kilos. Sólo quiero sentir mi cuerpo, no medirlo constantemente. No pretendo predicar, admito ser humana, tengo días de bajón y tengo momentos buenos y malos como tod@s. Pero no entiendo de dónde sale toda esta presión invisible y aplastante por la perfección. Luego decimos que nos preocupa el escalamiento entre los jóvenes de los trastornos alimenticios como la bulimia o la anorexia. Normal. Concluyendo, pienso que todos deberíamos llevar una dieta de lo más saludable, pero no de alimentos, de pensamientos:

LA DIETA DE LOS PENSAMIENTOS NEGATIVOS, NO AUTOCRITICAR O CRITICAR EN GENERAL, NO SER DESTRUCTIVOS, NI TOXICOS, DEJAR TODO LO NOCIVO Y MALO, TODO LO QUE NO NOS CONVENGA.

Por último me gustaría agradecer a todas mis compañer@s el apoyo recibido, gracias a Carma Chaparro, Sara Carbonero, Jaime Cantizano, Soraya, Xavi Rodriguez, Jorge Javier Vazquez, Cristina Tarrega, Nagore Robles(y seguro que me dejo gente) y un larguísimo etcétera de gente anónima que me da ánimos cada día por las redes sociales y el email de mi web, sois muchísimos, lo cual me alegra y me da esperanzas que algo esté cambiando lentamente en esta sociedad que tenemos.

La vida es muy larga y pasan muchas cosas, sufrimos cambios físicos y mentales, pero lo importante es que crezcamos cada día. Hay cosas mas importantes de las que preocuparse que de ser ‘pesada’, ganemos peso sí, pero sin un gramo de grasa. Crezcamos cada día sin mirar todo el rato el espejo. Crezcamos de 1000 maneras: en humanidad, frescura y espontaneidad, por poner un ejemplo.  Demostremos que se puede crecer sin cambiar de talla. Demos la talla  pero como personas. 

 

Maleteando es gerundio

Verano y viajas, baratito que estamos en crisis: ryanair…horror. ‘Maleteando me ando’…vamos que estoy haciendo una maleta y me pregunto: ¿cómo diantres meto ropa para 4 días en un reducto de maleta?. 1 sólo bulto y que quepa en cabina! Pues pongo mi mente práctica a jugar.

1. Enróllate!!!

- Enrollar la ropa cómo si fueras un geisha ayuda a ganar espacio. Doblas la ropa por la mitad en vertical y enrollas. Así puedes meter la ropa tipo cigarrillo en un paquete de tabaco. En vertical y enrolladito. Yo meto 4 camisetas(con alguna dormiré), y dos pantalones (corto y largo) más un vestidito de verano. Bikinis y ropa interior van en un saco metido dentro de los zapatos… Para 4 días llevaría dos pares. Los más grandes puestos para viajar y las chanclas u otra opción van debajo o en el lateral de la maleta.

2. El neceser:

- Es una gran prueba llevar lo básico, pq define básico para una mujer…pero cepillo de dientes y pasta(que la puedes incluso comprar en el destino), champú, crema hidratante, crema de protección solar, maquillaje y desmaquillante más el after-sun…pues no da, no da para tanto. Hay que sacrificar y yo suelo sacrificar el champú, pq siempre hay alguien que tiene u el hotel etc. o comprar, al igual que la pasta de dientes.

3. Toalla:

La toalla que utilizo para la playa es la tipo toalla turca, para que sea tan bonita que me la pueda poner de pañuelo tipo rústico. Colorida y a poder ser lígera para que te de un aire de vacaciones al ponértela para combatir el aire acondicionado del vuelo.

Mi secreto a carcajadas

El sentido común es el menos común de los sentidos, y es muy útil. Tener la cabeza bien amueblada es importante. Pero cuándo estás decorando el salón de tu sesera es importante no olvidar un elemento clave: el sentido del humor.

La gente que pierde un sentido, nota un aumento en los demás sentidos. Por eso las personas que no tienen sentido del humor tienen un mayor sentido de su propia valía. No sé si me explico, la gente que no dispone de un buen sentido del humor, se toma a sí mismo demasiado en serio. Y para mí, no hay nada menos atractivo.

Lo único que no se puede comprar es un buen sentido del humor, ojalá se pudiera comprar en botes en el súper.  Y no me refiero a contar chistes sin parar, me refiero a tomar la vida con un poco menos de seriedad. La vida va en serio, pero no hay porque tomarse todo mega en serio. Reír en la cara de los malos vientos y reír en lo bueno obviamente también. Si los médicos pudieran recetar risas y un sentido del humor la gente sería mil veces más saludable.

‘People with a good sense of humour have a better sense of life’ se dice en Inglaterra. La gente con un buen sentido del hunor tiene un mejor sentido de la vida. Porque unas buenas risas son la medicina a las presiones de la vida. Nadie me lo puede quitar, nobody.

Sé que no soy guapa, tampoco soy tonta y no soy muchas otras cosas. Lo que sí soy es atractiva, por lo menos a mis ojos,ya que soy la primera en reírme de mí misma. Mi sentido del humor es mi arma infalible. Y es precisamente mi sentido del humor lo que me hace absolutamente inhundible. Cómo si de un barco fuese, mi línea de flotación la llevo yo, yo soy mi capi-Tania y yo decido si me hundo o no. Y nunca me hundiré porque me río de todo la primera y así es imposible hundirme.

Jugando en mi mente, si tuviera que elegir una sola característica para ir por la vida, yo elegiría sin duda ninguna el sentido del humor. Ese es mi gran secreto, mi llave a la felicidad- y nadie puede hundir mi barco si yo llevo el timón y me río primero.