Archivo por meses: junio 2012

Pelo a pelo…

Hoy voy a hablar de pelo. Concretamente de mi corte de pelo. Parece que interesa saber dónde me lo corto o dónde me hago las mechas. Pues bien la historia comienza hace muuuchos años en la villa de Bilbao. El peluquero Iñaki Fdez Loidi (http://www.peluquerialoidi.com/) se dedicaba a probar colores nuevos y cortes arriesgados con mi persona. Yo me dejo, me fío totalmente de él. Es un peluquero estupendo, un artesano que corta el pelo siempre con tijera y saca la lengua para concentrarse como lo haría una ‘amuma’(abuela) cualquiera. Me he teñido el pelo de negro azulado, plata cómo una señora con el pelo cano, rosa, azul y pelirroja con cejas incluídas. He llevado dibujos en negro sobre fondo rubio y el pelo al 2. Llevé el pelo rapado al dos unos dos años. Recuerdo que me inspiré en la película que protagoniza Najwa Nimri (VOID) “Salto al vacío”. Sí me dejé el pelo largo unas 2 o 3 veces en mi vida, pero no me hallo. No me veo. Acabo siempre con un moño mal hecho, o una coleta porue me resulta incómodo.

Es un genio, el problema es que reside en Bilbao y yo por trabajo en la capital. Mi corte de pelo actual, necesita de un ‘trimming’(corte de puntas) cada 3 semanas y obviamente no siempre me puedo desplazar a tiempo. Lo cual ha obligado a buscarme la vida en Madrid. Aquí en centro de la meseta, voy a la peluquería de CARMEN VIVANCO (http://www.carmenvivanco.es/contacto.php) para hacerme color. Ella se encarga de aclararme mi base ceniza 2 tonos más rubio. Después es una crack haciendo reflejos light rubios que quedan muy naturales. Intercalamos reflejos y mechas, 1 de cada 3 veces que voy. Los recortes me los hago en LA PELUQUERÍA MODERNA que es una barbería clásica y antigua de hombres, que hay en la calle Alcalá esq. Principe de Vergara. Allí me arreglan los laterales y la parte de atrás regularmente. El redondeamiento del flequillo y la parte del coco liso de arriba me la hago normalmente yo, en casa tengo varias tijeras, hasta que llego de nuevo a Iñaki a Bilbao. Me temo que soy muy particular cuándo se trata de cortar el pelo.

En cuánto a productos, no soy fan de la laca. Es importante tener el corte bien cuidado siempre con el pelo corto. Indispensable invertir en buenos champús de peluquería y acondicionadores nutritivos o mascarillas en caso de tintes. Mi máxima obsesión con mi pelo es el brillo ya que los cabellos coloreados tienden a ser más mates. Para ello utilizo Laminantes en las puntas (cualquier silicona líquida lo hace), importante no darse en la raíz, el pelo puede parecer sucio antes de tiempo.

El aceite de Nuxe, qué está de 20 aniversario, es una aceite francés maravilloso para codos, manos y demás piel seca y con los restos que te quedan en las manos le das a las puntas del pelo seco y te brilla como a una princesa india. Los aceites para el sol de Isdin y demás protectores solares para cabello también añaden brillo al protegerlos de los rayos solares.

Para estar más rubia en verano: mezclo aceite de oliva virgen extra con limón. O sí no me doy cerveza sobre pelo seco, ya que actúa como una gomina natural, puedes dejarla secar y no huele. Te vas a la playa así y estarás monísima y además cada vez más rubia. La cerveza y el sol harán su trabajo. También existen los champús de camomila pero a mí no me dejan un color bonito, tira como a naranja. No gracias.

El corte mío va de la siguiente manera, a ver si me explico bien. Por delante el flequillo ha de ser versátil, puede ir hacia la izquierda o cargarlo todo hacia la derecha, con lo cual tiene forma casi de V. La parte trasera a mí me gusta femenina, con pico al final y dejando chuletón de pelo trasero, cómo si fuera el maletero del coche del corte de pelo. Debe terminar el chuletón dónde tu cabeza termine lo que yo llamo el sartenazo. Es muy importante que el peluquero toque bien el craneo y la cabeza para saber sacar la belleza de cada craneo. El corte ha de adaptarse a la forma de coco de cada cual y no al revés. Los laterales van en descenso desde el chuletón trasero maletero, hasta el flequillo y chuletón delantero que enmarca el rostro. Yo siempre he pensado que el pelo a la cara, es cómo la ceja al ojo. Enmarca los rostros. Depende mucho de la mandíbulo y de la forma del cráneo de cada persona lo que le pueda quedar mejor o peor. Si yo tuviera un pelazo como el de María ‘arrazo por dónde pazo” de GH12+1 yo lo llevaría largo siempre. Pero no es el caso, tengo mucho pelo pero fino, y desgraciadamente se suicida a partir de los hombros.

Tengo la nariz bastante prominente y torcida, a mí me gusta, pero sí es verdad que me obliga a mantener el flequillo más largo para disimular. Aquellas que tenga rasgos más rectos y narices menos rotundas podéis hacer lo que Jane Seaberg o Michelle Williams. Para rostros parecidos al mío…con narices, hace falta más pelo para suavizar rasgos: Katherine Hepburn y Linda Evangelista son más narigudas por ejemplo. Su corte de pelo es un estilo más garçon. En cambio, Katie Holmes y Carey Mulligan tienen la cara más ovalada y por tarnto necesitan más pelo en los laterales detrás de las orejitas. Les queda a las dos muy bien, y da mucho más juego si cabe.

Para subir el flequillo a un tupé, yo lo ensucio con cera tipo cemento de Sebastian o cualquier producto de la marca CHI y lo cardo dejando que el pelo eliga para dónde quiere ir. La dichosa laca y las ceras ayudan a dar textura al pelo para hacer con el lo que gustes, pero insisto, el corte ha de ser bueno…si no, ni sube, ni baja, ni na de na…

Una gran verdad, un hecho constatado es que el pelo crece. Vuelve siempre a brotar, así que busca, arriesga y experimenta sin miedo. Cada cual que busque su estilo porque un buen corte de pelo con un pelo bien cuidado,  aporta mil millones de toneladas más de estilo que cualquier bolso caro o modelito de infarto (al menos para mí).

La presentadora menos presentadora del mundo

En alta mar hemos grabado con La Fábrica de la Tele un piloto de televisión para Mediaset: El Precio del Deseo.

A bordo del Costa Atlántica 6 días y 5 noches se percibieron, a ojos de todos los implicados, cómo si hubiera

pasado el doble de días por intensidad. La sensación temporal se exagera y cómo se dice comúnmente en

televisión ‘todo se magnifica’.

Es verdad. Este experimento televisivo exprimió a todos por igual, diversión y emociones tensas e intensas a

partes iguales. Romances y discos duros completos a rebosar, hubo de todo.

El efecto ‘Gran Hermano’ que allí se coció, fue universal. Los concursantes sintieron a la par que el equipo, todos

confinados en un crucero. Una especie de paralelismo emocional se establece y el equipo es fantástico. Risas y bailes sobre

todo lo acontecido a bordo. Coreografías completas creadas en horas de sana locura, por sobredosis de sol en busca

de contenidos frescos.

La implicación es total y mi solitario gremio me facilita conocer en buena parte al equipo que trabaja detrás de este

piloto llamado: EL PRECIO DEL DESEO. La última noche, uno de los chicos de sonido más jóvenes me suelta un:

“eres la presentadora menos ‘presentadora’ que conozco…” mientras sonríe, más mono. Claramente es un cumplido y se lo

agradezco de corazón. Y le digo lo que digo siempre a este tipo de comentarios: ” yo soy sólo una presentadora, como tú eres

solo un técnico de sonido, o él sólo es el director, esto es así, en la tele cada uno tiene un sitio definido”.

Esa noche en mis pocas horas de cama pensé es curioso como la tele distorsiona las opiniones de la

gente. Quiero decir que los actores actuan y pueden esconderse detrás de un ‘personaje’ o un ‘papel’. Pero la gente de

la tele, los que no somos cómicos, los presentadores por ejemplo, sólo presentamos. Hacemos cada noche de nosotros

mismos. Cada noche es una versión de tí mismo. Pero siempre has de ser tú, la gente no es tonta. El público es muy listo

y nota la falta de realidad. Yo quiero pensar, que como público activo que soy, noto cuándo la gente está actuando

o va de corazón.

La buena disposición en esta dura vida es básica. Es importante, en todo lo que uno haga, hacer las cosas de corazón, tener

tus prioridades en su sitio y ser noble. La ética y tu palabra han de ser intachables y para eso, es mejor siempre decir la verdad

y ser como uno es ya sea a bordo de un crucero y en tierra firme.

 

p.s.: Fin del sermón de hoy, love you all.