Archivo por meses: enero 2013

50 Shades of Black

 

Leopoldo AbadiaLeopoldo Abadia ‏(@viajeroninja) hoy escribió el siguiente tweet:

“No me he cansado de repetir que la crisis económica es lo de menos. Esta es una crisis de decencia. Y no hay más que leer el periódico…” Y llevaba tiempo queriendo linkear dos temas en un blog post: 1. 50 Shades of Grey y 2. la crisis de ‘decencia’ que atraviesa nuestro país.

No soy religiosa, ni soy machista, ni feminista…en todo caso yo-Tania Llasera, soy humanista, creo en la humanidad de cada uno, en la ética personal, en la conciencia vaya. Y me considero una persona espiritual, pero cada vez que leo un panfleto católico, sustituyo mentalmente la palabra Diós o Jesús, o el Espiritu Santo, por el universo y la naturaleza. Con esto quiero decir que no me mueven razonamientos de puritanismo alguno cuando digo que 50 shades of Grey para mí, fue como la política de hoy: 50 shades of shit.

50 Shades of Grey es un best-seller, toda su trilogía lo es. Yo no leo tanto como quisiera, pero siempre tengo más de un libro abierto. Supongo que no solo depende de cuánto leas, si no de cómo de alegre sea tu vida sexual. Pero ante todo, el éxito de éste tipo de novelas para mí en un buen indicador de que la gente quiere escapar de la realidad cómo sea. Desesperadamente digieren libros en busca de fantasía y aire fresco. Resguardarse en otro mundo, pero no un mundo real, la gente parece que busca fantasia incluso si es burda y obvia. Aunque ‘fantasía realista’ sea un oxymoron(una paradoja o contradicción) para muchos, para empatizar con los protagonistas debemos sentirlos reales y humanos, y guiones realistas con historias que pueda imaginar sin pensar…”sí claro…” Así que si tanta gente lo lee, no será porque no queremos vivir ya en este mundo tan gris y tan triste. Lo cual a mí me indica que nos narcotizarnos con ficciones para no ver más los días de decadencia de la democracia que vivimos.

A veces creo que vemos el mundo en 50 tonos de negro, dónde parece que en vez de 50 tonos de gris, hay solo uno y es casi negro…Me pregunto si preferimos vivir en 50 tonalidades de Gris, antes de vivir en una España que sólo ve en blanco y negro. Las audiencias de las noticias han subido, los indignados pasan a ser cabreados al ver 22 millones de euros en una cuenta en Suiza de dudosa procedencia, sobresueldos de altura cuando la mayoría viven en el estado de bienestar del sub-suelo. Así, ver las noticias no trae nada bueno, y nada nuevo: el país está mal de raíz. Hoy mismo, el Jefe del Estado: el Rey y su hijo el Príncipe se bajan el sueldo. La realeza reduce y recorta para ajustarse a las realidades como todos los demás. La crisis ya, de una manera o de otra, hace lunas que nos afecta a todos. Millones de personas necesitan una válvula de escape en nuestro país y si lo encuentran en la lectura, pues bienvenido sea.

Crisis hay, no cabe duda. Pero ¿hay una crisis de decencia en nuestro país? Optimista como pocas, pienso que al final(y yo pinto a acuarela, por eso digo esto): el negro no deja de ser la suma de todos los colores. La crisis de decencia, si ya está aquí, nos obligará a mirar los problemas de raíz, y las raíces muchas veces están podridas. Habrá que podar mucho y atacar los problemas, y nunca mejor dicho, de raíz.

El ying y el yang utilizan el blanco y el negro también. El equilibrio entre el bien y el mal, entre las luces y las sombras. Ahora vivimos días de sombras, pero habrá días de luz.  Nada es tan negro como parece. Si ahora vivimos en tiempos de Grey, en tiempos de esposas y corbatas. Al final como siempre, es una cuestión de tiempo. Pero no demos tiempo al tiempo, no hay mejor momento como el actual para actuar. Lo decente es que cada cual que haga lo que quiera de acuerdo con su conciencia. Hay tantas opiniones y situaciones cómo matices en las tonalidades desde el blanco hasta el negro, incluso pasando obligatoriamente por el gris.