¡Konfianza!

Realmente la polémica “sobre mi peso” comenzó mucho antes de ser publicada en los medios. Desde que dejé de fumar a principios de año llevo sufriendo el ‘acoso’ por mis kilos, preguntas de lo más indiscretas, insultos a través de la red, etc. Quiero y siento que debo, intentar dar una vuelta de tuerca a la polémica que me envuelve y aprovechar la dimension  de la tormenta mediatica en la que se habla de ‘kilos y curvas’ para tratar el tema de fondo: la autoestima.
Lo realmente revolucionario y refrescante de lo sucedido desde principios de Septiembre (creo yo) ha sido mi honestidad a la hora de decir públicamente: no quiero ser una esclava de mis kilos, realmente me veo bien y estoy a gusto con esos kilitos de más. Para algunos medios mi postura es chocante’ y alucinan con que tenga mi autoestima intacta o incluso alta ¡hasta con kilos de más! ¡es de locos! Socialmente parece prohibido que una mujer tenga confianza en sí misma, y produjo una especie de reacción social especialmente entre mujeres muy positiva; una especie de ¡BASTA YA! (en mi opinión muy necesario).  Lo importante aquí es la salud física y mental, esa es la única perfección que busco: estar sana y sentirme bien.  Estoy muy orgullosa de haber dejado de fumar y de esos kilos de más no son nada más que un reflejo del bienestar que me produce ser una ex-fumadora que elige NO FUMAR a diario desde hace meses. Y lo digo sin malos humos, de hecho lo proclamo sin humos de ningún tipo: he sido capaz de dejar de fumar, puedo con casi cualquier cosa, ¡yo tengo el poder! 
Muchos piensan que presumo de lo que carezco, y que si tanto hablo y escribo sobre el tema es que me duele o me pica, pero no. De tanto llamarme ‘foca’ he debido desarrollar su piel, porque me rebota o resbala lo nocivo. No busco seguir hablando del tema, juro que no, por lo menos no por mí. Pero ya que éste desmadre esta aquí y pone de manifiesto el hambre de la sociedad por este tema, pues aprovecho para intentar ayudar a los jóvenes, o por lo menos mandarles un mensaje: La belleza, la felicidad y el éxito no residen en una talla. De hecho te puedes volver loco intentando entrar dentro del patrón de belleza establecido, pensando que felicidad y éxito llegarán con ser el prototipo ideal y luego lógicamente nos deprimimos porque no llegan. Y es que atacamos por el flanco equivocado. No es el físico, no es el exterior de tu cuerpo el que ayuda al interior, es al revés. Es el interior el que ayuda globalmente, y hace que veamos con mejores ojos nuestro físico. La fuerza, ya lo decían los caballeros Jedi en STAR WARS…la fuerza está en tu interior. Así que sí, quiero kilos y kilos, pero de positividad y autoestima. 
Personalmente, me siento muy agradecida a todos los que me mandáis cariño a través de la red.  Me siento halagada de haber recibido una importante cantidad de cartas, emails y demás mensajes de parte de gente que no conozco que me cuentan sus increíbles historias personales. Me siento realmente una privilegiada por todo el amor y la ternura mostrada. También quiero dar las GRACIAS a todos los del gremio de la TV, los que me habéis apoyado estas dos semanas de desmesurada polémica y estáis contribuyendo a abordar el tema de fondo: estar feliz con uno mismo. De corazón os doy las gracias.
Honestamente os digo que es agotador nadar en una piscina que no es la tuya y siento que ya no hago pie, que no tocaré nunca el fondo. La verdad es que ni soy ‘coach’, ni terapeuta, no soy una profesional de la nutrición o de la psicología, no puedo ayudar como quisiera, y no sé cómo atacar el problema de raíz, no sé cómo ayudar más allá de aquí y me frustra bastante, todo sea dicho…Admito que me siento abrumada por la velocidad y la dimensión de toda ésta vorágine mediática y siento que debo apearme aquí, antes de hacer más eco si cabe.
Desde mi humilde posición, sabed que SIEMPRE estaré a favor de la SALUD. Siempre me encontraréis del lado de las ‘curvas felices’. Os doy kilos y kilos de apoyo a aquellos que queráis crecer, engordar…pero como humanos. Insisto a riesgo de resultar ‘pesada’: todos debemos dar la talla, pero como personas. 
Tengamos lo que bautizo como KONFIANZA = (KILOS de CONFIANZA)
Hoy, me gustaría hacer un punto y aparte, y zanjar el tema de mis kilos, que ya no son una noticia de peso porque mi masa realmente no es ya la noticia. La noticia va más allá y siento que me supera. Quiero cambiar de estrofa y dedicarme a lo mío, trabajar mi parcela. Así que nos vemos dónde yo resido, en tu salón, en tu tele, en tu casa…¡hasta pronto! y ya sabéis…¡KONFIANZA! ;)

TANIA LLASERA

Un pensamiento en “¡Konfianza!

  1. EGB

    Gracias por tus palabras, Tania. De verdad que resulta refrescante oír a alguien hablar así o , en tu caso, escribir así. Ya es bastante duro vivir en el día a día de una una persona “normal” con unos kilitos de mas …no puedo hacerme una idea de lo que debe de ser en tu entorno. Desde aquí , tu Bilbao natal, alabo tu entereza y tu saber estar, y la capacidad que , al menos en el papel, demuestras a la hora de valorar lo que realmente importa en la vida. Algunas, como servidora, que también abandonamos el tabaco hace unos meses y se han puesto unos kilitos de mas, tomaremos tu ejemplo como un estandarte intentaremos dejar de pelear con la tiranía del peso ,la talla y la dieta, y empezar a vivir.
    UN APLAUSO PARA TI¡¡

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>