Archivo de la categoría: Blog

¡Konfianza!

Realmente la polémica “sobre mi peso” comenzó mucho antes de ser publicada en los medios. Desde que dejé de fumar a principios de año llevo sufriendo el ‘acoso’ por mis kilos, preguntas de lo más indiscretas, insultos a través de la red, etc. Quiero y siento que debo, intentar dar una vuelta de tuerca a la polémica que me envuelve y aprovechar la dimension  de la tormenta mediatica en la que se habla de ‘kilos y curvas’ para tratar el tema de fondo: la autoestima.
Lo realmente revolucionario y refrescante de lo sucedido desde principios de Septiembre (creo yo) ha sido mi honestidad a la hora de decir públicamente: no quiero ser una esclava de mis kilos, realmente me veo bien y estoy a gusto con esos kilitos de más. Para algunos medios mi postura es chocante’ y alucinan con que tenga mi autoestima intacta o incluso alta ¡hasta con kilos de más! ¡es de locos! Socialmente parece prohibido que una mujer tenga confianza en sí misma, y produjo una especie de reacción social especialmente entre mujeres muy positiva; una especie de ¡BASTA YA! (en mi opinión muy necesario).  Lo importante aquí es la salud física y mental, esa es la única perfección que busco: estar sana y sentirme bien.  Estoy muy orgullosa de haber dejado de fumar y de esos kilos de más no son nada más que un reflejo del bienestar que me produce ser una ex-fumadora que elige NO FUMAR a diario desde hace meses. Y lo digo sin malos humos, de hecho lo proclamo sin humos de ningún tipo: he sido capaz de dejar de fumar, puedo con casi cualquier cosa, ¡yo tengo el poder! 
Muchos piensan que presumo de lo que carezco, y que si tanto hablo y escribo sobre el tema es que me duele o me pica, pero no. De tanto llamarme ‘foca’ he debido desarrollar su piel, porque me rebota o resbala lo nocivo. No busco seguir hablando del tema, juro que no, por lo menos no por mí. Pero ya que éste desmadre esta aquí y pone de manifiesto el hambre de la sociedad por este tema, pues aprovecho para intentar ayudar a los jóvenes, o por lo menos mandarles un mensaje: La belleza, la felicidad y el éxito no residen en una talla. De hecho te puedes volver loco intentando entrar dentro del patrón de belleza establecido, pensando que felicidad y éxito llegarán con ser el prototipo ideal y luego lógicamente nos deprimimos porque no llegan. Y es que atacamos por el flanco equivocado. No es el físico, no es el exterior de tu cuerpo el que ayuda al interior, es al revés. Es el interior el que ayuda globalmente, y hace que veamos con mejores ojos nuestro físico. La fuerza, ya lo decían los caballeros Jedi en STAR WARS…la fuerza está en tu interior. Así que sí, quiero kilos y kilos, pero de positividad y autoestima. 
Personalmente, me siento muy agradecida a todos los que me mandáis cariño a través de la red.  Me siento halagada de haber recibido una importante cantidad de cartas, emails y demás mensajes de parte de gente que no conozco que me cuentan sus increíbles historias personales. Me siento realmente una privilegiada por todo el amor y la ternura mostrada. También quiero dar las GRACIAS a todos los del gremio de la TV, los que me habéis apoyado estas dos semanas de desmesurada polémica y estáis contribuyendo a abordar el tema de fondo: estar feliz con uno mismo. De corazón os doy las gracias.
Honestamente os digo que es agotador nadar en una piscina que no es la tuya y siento que ya no hago pie, que no tocaré nunca el fondo. La verdad es que ni soy ‘coach’, ni terapeuta, no soy una profesional de la nutrición o de la psicología, no puedo ayudar como quisiera, y no sé cómo atacar el problema de raíz, no sé cómo ayudar más allá de aquí y me frustra bastante, todo sea dicho…Admito que me siento abrumada por la velocidad y la dimensión de toda ésta vorágine mediática y siento que debo apearme aquí, antes de hacer más eco si cabe.
Desde mi humilde posición, sabed que SIEMPRE estaré a favor de la SALUD. Siempre me encontraréis del lado de las ‘curvas felices’. Os doy kilos y kilos de apoyo a aquellos que queráis crecer, engordar…pero como humanos. Insisto a riesgo de resultar ‘pesada’: todos debemos dar la talla, pero como personas. 
Tengamos lo que bautizo como KONFIANZA = (KILOS de CONFIANZA)
Hoy, me gustaría hacer un punto y aparte, y zanjar el tema de mis kilos, que ya no son una noticia de peso porque mi masa realmente no es ya la noticia. La noticia va más allá y siento que me supera. Quiero cambiar de estrofa y dedicarme a lo mío, trabajar mi parcela. Así que nos vemos dónde yo resido, en tu salón, en tu tele, en tu casa…¡hasta pronto! y ya sabéis…¡KONFIANZA! ;)

TANIA LLASERA

Noticias de Peso

 

Al principio de esta semana presenté el Octavo Foro Mundial de la Comunicación (World Public Relations Forum) y el primero bilingüe en el que invitaron a America Latina. Digamos que he estado en las Olimpiadas de la Comunicación, he aprendido mucho y me he dado cuenta de lo mucho que quiero comunicar. Y sinceramente, con estas palabras espero zanjar de una vez por todas, la absurda polémica de mi peso, mis ‘benditas imperfecciones’, mis defectos, y demás detalles de lo más humanos.

Ante todo decir que me parece tremendamente triste que ‘defender’ mi cuerpo con naturalidad sea una noticia de tal magnitud. Se me hace muy ‘pesado’ estar en cada portal digital y cada periódico, soy como el espíritu santo, estoy por todas partes. Pienso que nuestra sociedad está realmente enferma dado que soy noticia por unos kilos…saludables gramos. Pero nunca hay mal que por bien no venga, y aunque alucino por una parte, pienso si puedo ayudar al menos a 1 sola persona a sentirse mas cómoda en su cuerpo, habrá merecido la pena todo este revuelo montado. Quiero aprovechar la tormenta para mandar un mensaje claro: tú, y sólo tú, puedes quererte tal y como eres. Sobre todo a las jóvenes o adolescentes que son las más sensibles, ya que se esta formando todavía su cuerpo y su cerebro siente más exageradamente todo: lo bueno y lo malo. Si todo este ‘acoso’ por mi peso me hubiese ocurrido de joven, no sé qué hubiera sido de mí. Gracias a mi edad, lo llevo divinamente…de verdad.

Todo esto ha nacido de la forma más tonta: las fotos que tanto están dando que hablar se sacaron un domingo por la mañana en un desfile. Todos tenemos un mal día, y ése día a mí me vistió el diablo dormido que llevo dentro. Vamos, que no iba yo muy favorecida. Juan Duyos me invitó personalmente a ver en Cibeles su nueva colección y fui, entrada en kilos, porque no tengo nada de lo que esconderme. Estoy sana, que es lo que importa, pensé…¡ilusa de mí! El desfile fue precioso, además en vez de utilizar modelos de la talla mínima, invitó al Ballet Nacional para que bailasen con sus diseños puestos. Me sentí orgullosa de ser española(esto no pasa todos los días) y me dio mucho gusto ver mujeres con jota de mujer pisando fuerte por la pasarela. Se advierte salud, fuerza y equilibrio en los cuerpos del baile y pensé: eso es mucho más atractivo que ver a chicas casi desnutridas paseándose para que todas admiremos y emulemos. ¡Quién me iba a decir a mí que justo allí se plantaba la semilla de toda una semana de polémica por mi peso!

Realmente el dilema de los kilos comenzó hace meses cuando publicaron en una revista mi ‘feliz embarazo’, que obviamente no era tal. Y me paso cada día desmintiendo a varias personas mi embarazo ‘ficticio’. De verdad, que cansino es justificarte cada dos segundos. Te dan ganas de gritar a los 4 vientos: “no estoy embarazada, estoy gorda!…¿y qué pasa?” Mi propósito del 2014 fue dejar de fumar, de eso ya 9 meses y…he engordado, sí así es. He dejado de fumar sin más ayuda que mis ganas de dejarlo, y lo más importante es que lo he conseguido, ya le pondré freno a la báscula, o bajaré si tengo que bajar, yo puedo cambiar…pero ¿podemos cambiar nuestra sociedad? ¿porque se mide la belleza en kilos? ¿porque buscamos la perfección? si como bien dice Marta Simonet: “sería tan aburrido estar todos cortados por el mismo patrón.” Tengo tantas preguntas y tan pocas respuestas…

Soy medio inglesa, medio española, y  mi mitad inglesa es la que más ‘pesa’ en estos temas de peso. Las mujeres más ‘pesadas’ o rellenas de siempre en Inglaterra se han llevado. En el extranjero las españolas estamos vistas como gente ‘tiny’, diminutas o muy pequeñas, mujeres delgaditas, ‘petit’ que dirían los franceses. Desde siempre hubo un prototipo o formula a la belleza aquí: BELLEZA = DELGADA = PERFECTA. No me parece necesariamente cierto, y además me inspira miedo por las nuevas generaciones y la radical velocidad y transparencia de las RRSS.  Nos exigimos demasiado, quizá no seamos buen ejemplo. No se puede ser eternamente joven, delgada o feliz. Es un imposible. La vida no es ideal, tiene baches y giros. La epidemia de nuestro tiempo es alcanzar la perfección…hasta en la dentadura! Y es que insisto a riesgo de ser ‘pesada’: LA PERFECCIÓN NO EXISTE.  Las mujeres somos contorsionistas, no sólo conciliamos vida laboral y familiar, ¿además tenemos que estar perfectas? ¡Vamos hombre!

Y si nos preguntamos ¿Quién impone el canon de belleza actual? Supongo que la respuesta más obvia es que somos nosotras mismas. Así que debemos ser nosotras las que demos la vuelta a la sociedad. Nosotras debemos cambiar. Ni demasiado gordas, ni demasiado delgadas, démonos una pausa, un kit-kat, dejémonos en paz ya. Tiene haber de todo y saludable. Que se sepa que la mayoría de modelos tienen celulitis como todas, también he visto modelos con los brazos tan sumamente huesudos y delgados que han de hacerles photoshop para engrosarlos a una medida más saludable. Photoshop para engordar en vez de adelgazar…menudo concepto, y menuda sociedad. Por mucho que todas pasemos por ‘boxes’ para parecer más jóvenes y estupendas, al final la sociedad tiene un hambre que no sacia. Nunca será suficiente porque estamos abrientas de naturalidad, aire fresco y saludable. Se me ocurre que como atributos ‘intangibles’ del atractivo deberíamos valorar más la personalidad, el sentido del humor o la actitud arrolladora, por ejemplo.  Necesitamos de ejemplos más sanos, gente real y auténtica a la que aspirar o admirar. El concepto rompedor es que lo más atractivo revolucionariamente es LA SALUD. A los hombres les atraen las mujeres con caderas, porque desde las cavernas, piensan que así son más fértiles. Las mujeres preferimos a los hombres con espalda en triángulo invertido, porque desde los neandertales, son más fuertes y pueden procurar y protegernos mejor. La salud ya sea en forma de fertilidad o fuerza, es atractiva. No digo nada nuevo, lo sé. La rebelión ante el estereotipo, o el prototipo de belleza no es nueva tampoco, pero si TWITTER es el pulso de la sociedad…entonces, somos muchísimas las que no entramos en el prototipo, en la talla ideal o perfecta. Aprendamos a ser nuestras mejores amigas. Si tu no te quieres, ¿quién va a hacerlo? Si algo sabemos, es que omos mucho más que un simple reflejo en el espejo. No sé porque nos empeñamos en encarnizamos tanto las unas con las otras, o con nosotras mismas nos basta y nos sobra a veces. Rebelémonos contra lo establecido y ayudémonos las unas a las otras viendo lo positivo, en vez de lo negativo. Alabando en vez de criticando. Como diría mi abuela: si no tienes nada agradable que decir, ¡STOP! ¡cállate!

De verdad de la buena que estoy feliz con mi peso, cómoda en mi piel, y me siento incluso sexy a ratos. Pero quiero ponerle freno a mi aumento, he ido una vez al nutricionista, me he hecho análisis de sangre y en un mes me dirán qué alimentos a mí me sientan bien y cuales no, etc. Digamos que gracias al nutricionista tendré más inteligencia digestiva, pero no para bajar de peso, sino para frenar la báscula y para estar yo más saludable. Cada cuerpo es un mundo y yo quiero saber más del mío. No sé lo que peso, porque no me subo a la báscula para no obsesionarme con los kilos. Sólo quiero sentir mi cuerpo, no medirlo constantemente. No pretendo predicar, admito ser humana, tengo días de bajón y tengo momentos buenos y malos como tod@s. Pero no entiendo de dónde sale toda esta presión invisible y aplastante por la perfección. Luego decimos que nos preocupa el escalamiento entre los jóvenes de los trastornos alimenticios como la bulimia o la anorexia. Normal. Concluyendo, pienso que todos deberíamos llevar una dieta de lo más saludable, pero no de alimentos, de pensamientos:

LA DIETA DE LOS PENSAMIENTOS NEGATIVOS, NO AUTOCRITICAR O CRITICAR EN GENERAL, NO SER DESTRUCTIVOS, NI TOXICOS, DEJAR TODO LO NOCIVO Y MALO, TODO LO QUE NO NOS CONVENGA.

Por último me gustaría agradecer a todas mis compañer@s el apoyo recibido, gracias a Carma Chaparro, Sara Carbonero, Jaime Cantizano, Soraya, Xavi Rodriguez, Jorge Javier Vazquez, Cristina Tarrega, Nagore Robles(y seguro que me dejo gente) y un larguísimo etcétera de gente anónima que me da ánimos cada día por las redes sociales y el email de mi web, sois muchísimos, lo cual me alegra y me da esperanzas que algo esté cambiando lentamente en esta sociedad que tenemos.

La vida es muy larga y pasan muchas cosas, sufrimos cambios físicos y mentales, pero lo importante es que crezcamos cada día. Hay cosas mas importantes de las que preocuparse que de ser ‘pesada’, ganemos peso sí, pero sin un gramo de grasa. Crezcamos cada día sin mirar todo el rato el espejo. Crezcamos de 1000 maneras: en humanidad, frescura y espontaneidad, por poner un ejemplo.  Demostremos que se puede crecer sin cambiar de talla. Demos la talla  pero como personas. 

 

Maleteando es gerundio

Verano y viajas, baratito que estamos en crisis: ryanair…horror. ‘Maleteando me ando’…vamos que estoy haciendo una maleta y me pregunto: ¿cómo diantres meto ropa para 4 días en un reducto de maleta?. 1 sólo bulto y que quepa en cabina! Pues pongo mi mente práctica a jugar.

1. Enróllate!!!

- Enrollar la ropa cómo si fueras un geisha ayuda a ganar espacio. Doblas la ropa por la mitad en vertical y enrollas. Así puedes meter la ropa tipo cigarrillo en un paquete de tabaco. En vertical y enrolladito. Yo meto 4 camisetas(con alguna dormiré), y dos pantalones (corto y largo) más un vestidito de verano. Bikinis y ropa interior van en un saco metido dentro de los zapatos… Para 4 días llevaría dos pares. Los más grandes puestos para viajar y las chanclas u otra opción van debajo o en el lateral de la maleta.

2. El neceser:

- Es una gran prueba llevar lo básico, pq define básico para una mujer…pero cepillo de dientes y pasta(que la puedes incluso comprar en el destino), champú, crema hidratante, crema de protección solar, maquillaje y desmaquillante más el after-sun…pues no da, no da para tanto. Hay que sacrificar y yo suelo sacrificar el champú, pq siempre hay alguien que tiene u el hotel etc. o comprar, al igual que la pasta de dientes.

3. Toalla:

La toalla que utilizo para la playa es la tipo toalla turca, para que sea tan bonita que me la pueda poner de pañuelo tipo rústico. Colorida y a poder ser lígera para que te de un aire de vacaciones al ponértela para combatir el aire acondicionado del vuelo.

Mi secreto a carcajadas

El sentido común es el menos común de los sentidos, y es muy útil. Tener la cabeza bien amueblada es importante. Pero cuándo estás decorando el salón de tu sesera es importante no olvidar un elemento clave: el sentido del humor.

La gente que pierde un sentido, nota un aumento en los demás sentidos. Por eso las personas que no tienen sentido del humor tienen un mayor sentido de su propia valía. No sé si me explico, la gente que no dispone de un buen sentido del humor, se toma a sí mismo demasiado en serio. Y para mí, no hay nada menos atractivo.

Lo único que no se puede comprar es un buen sentido del humor, ojalá se pudiera comprar en botes en el súper.  Y no me refiero a contar chistes sin parar, me refiero a tomar la vida con un poco menos de seriedad. La vida va en serio, pero no hay porque tomarse todo mega en serio. Reír en la cara de los malos vientos y reír en lo bueno obviamente también. Si los médicos pudieran recetar risas y un sentido del humor la gente sería mil veces más saludable.

‘People with a good sense of humour have a better sense of life’ se dice en Inglaterra. La gente con un buen sentido del hunor tiene un mejor sentido de la vida. Porque unas buenas risas son la medicina a las presiones de la vida. Nadie me lo puede quitar, nobody.

Sé que no soy guapa, tampoco soy tonta y no soy muchas otras cosas. Lo que sí soy es atractiva, por lo menos a mis ojos,ya que soy la primera en reírme de mí misma. Mi sentido del humor es mi arma infalible. Y es precisamente mi sentido del humor lo que me hace absolutamente inhundible. Cómo si de un barco fuese, mi línea de flotación la llevo yo, yo soy mi capi-Tania y yo decido si me hundo o no. Y nunca me hundiré porque me río de todo la primera y así es imposible hundirme.

Jugando en mi mente, si tuviera que elegir una sola característica para ir por la vida, yo elegiría sin duda ninguna el sentido del humor. Ese es mi gran secreto, mi llave a la felicidad- y nadie puede hundir mi barco si yo llevo el timón y me río primero.

 

 

Evangelizando: todas podemos ser ‘Lindas’

 

 

 

Mi top favorita desde jovencita fue siempre LINDA EVANGELISTA. Por distinta, por versátil y por llevar el pelo tan corto siempre. Una mujer fuerte y camaleónica, siempre me inspiró estilo por los cuatro costados. A mi madre le gustaba Christy Turlington y a mis amigas Naomi Campbell, Claudia Schiffer o la eterna Cindy Crawford que eran entonces las que se llevaban. Pero yo siempre fui fiel a mi Linda. Y es curioso que se apellide Evangelista, porque desde que tengo memoria llevo ‘evangelizando’ sobre el estilo que imprime un pelo corto…¡¡¡Y es que todas podemos ser ‘Lindas’!!!

No favorece a todo el mundo, eso también es verdad, pero en cuanto veo una mandíbula fuerte y un cráneo idóneo lo suelto ràpido: “deberías de probar el pelo cortito…te sentaría de miedo”. No todas me hacen caso, pero como sabéis algunos, estoy estudiando peluquería y últimamente me están escuchando cuando ‘evangelizo’ y ninguna ha llorado todavía.

Más de una vez, he llorado porque me han cortado el pelo mal o demasiado corto, pero la verdad sea dicha: el pelo crece. No es un drama probar, si no te gusta…pues ya crecerá. Pero por lo menos ver si te apañas y probar para ver cómo te queda, es casi obligado creo yo.

Es una pena que  la peluquería esté tan denostada, la gente no quiere pagar por un buen corte y prefiere ir a una peluquería rápida y barata para arreglarse el pelo(por lo menos la inmensa mayoría parece así). Mi abuela siempre decía que puedes llevar ropa carísima, pero si tu corte de pelo no está bien definido, parecerá un trapo. En cambio si llevas un trapo pero tu corte está bien hecho y cuidado, levantarás inmediatamente aquello que vistas. Y para mí es una gran verdad, el corte de pelo es básico. El pelo enmarca la cara, igual que una ceja enmarca el ojo. Es básico cuidarse por dentro y por fuera. Para mí, el trabajar el pelo es un arte. Ser peluquero es ser escultor de pelo, artesanía en estado puro. Para mí, ir a la peluquería es un ratito para mí, una delicia entrar de una manera y salir de otra. De jovencita, cada vez que cambiaba de pareja, cambiaba de look, de corte de pelo o de color. Así llegué a mi corte de ahora.

El pelo cortito tiene multitud de ventajas: es más fresco para el verano(si es que llega algún día), ahorras en champú una barbaridad, y se seca en dos instantes. Es verdad que has de aprender a escuchar lo que quiere hacer cada día, a veces quiere ir disparado para arriba, otras de lado y hay días que no quiere hacer nada, igual que una lechuga vieja, te cae en la cara sin remedio. Días en los que tienes ‘el flequillo deprimido’, pero son días poco frecuentes. Sí he llevado melena dos veces en mi vida, es algo raro en mí, ya que me veo más ‘yo’ con el pelo corto, pero además es que siempre que lo he llevado largo, acaba en un moño desorganizado o una coleta rápida. Rara vez me habréis visto con el pelo largo y suelto, me resulta incómodo y me da calor.

Cada vez son más mis followers de las redes sociales que me preguntan cómo hago para peinarme, etc. Es fácil, el pelo corto requiere de un mantenimiento constante, es bastante esclavo en ése sentido, cada mes he de ir a la peluquería para darle forma. Pero si el corte está bien hecho, el pelo debería casi subir sólo. Cómo Anne Hathaway en éstas fotos, hay días de arriba y días de abajo. El día que me lavo el pelo no suele querer subir sólo, por limpio, así que suelo dejar que haga lo que quiera, de lado hacia abajo vaya. El día que lo llevo sucio de un día, sube solito, de hecho suelo levantarme tipo Elvis Presley por la mañana. La cera me ayuda en momentos que necesito que se mantenga así, y los líquidos densificadores ayudan en los días que tengo sesión de fotos y me acabo de lavar el pelo. Líquidos que engrosan y engordan en cabello para que tenga más cuerpo.

Lo bueno de un pelo corto es que tienes multitud de peinados posibles. Sí el pelo largo, la melena la puedes llevar también de mil maneras, trenzas, moños y coletas hay de muchos tipos. Y de verdad que me dan envidia esas largas melenas llenas de cabello sano y brillante, pero no es para mí. Lo admiro y me sigo cortando corto. Cada uno ha de encontrar su imagen, hay que probar muchos looks hasta encontrar el tuyo. Creo que es importante que una persona experimente con distintos estilos hasta encontrar el suyo. Llegar a ése punto en el que estás cómoda en tu piel. Encontrarte.

Para acabar de evangelizaros…;) decir que muchas son las mujeres famosas que han llevado pelo largo y corto, y en mi humilde opinión están más ‘LINDAS’ con el cabello corto.  No sólo linda es la que me inspira a ‘EVANGELIZAR’, pero cuándo una mujer es ‘evangelizada’ no suele volver atrás. Porque todas deberíamos sentirnos ‘LINDAS’ alguna vez… Que vivan las tijeras, qué viva el pelo corto y que viva el amor propio. ;) Lots of Love, T

Terapia musical propia

La música es terapia para mí, literalmente. El sonido adecuado puede elevar mi ánimo o ponerme la piel de gallina. Hace poco estuve en Rimini en el desfile de Calzedonia y tuve esa sensación de subidón total que tienes en el concierto de tu grupo favorito o cuando suena tu canción del momento en la radio. Y sí, cómo todos, me obsesiono con las canciones y las escucho reiteradamente hasta que me sé cada acorde de memoria.

Os pongo en contexto: estoy luchando con mi música a tope en casa contra las escalas a piano de la profesora de música que tengo como vecina. Ahora mismo está sonando ‘At last’ de Etta James, y después sonará ‘La pasión de San Mateo’ de Bachen mi ecléctica cuenta de Spotify. Mi mejor regalo estas navidades fue una subscripción por 10 euros al mes a Spotify y la mejor inversión han sido unos cascos grandes y ochenteros para escuchar la música que a mí me mueve.

Durante años he estado perdida, de pequeña escuchaba cassettes en mi walkman, después compré cientos de CDs y por suepuesto tuve i-pod y también mp3 player pero últimamente me quedé sin formato claro. Perdida no encontraba la manera de escuchar la música que tanto me gusta, siempre he sido muy de radio, y me flipa el programa de Radio 3 Sonideros pero no es lo mismo que tener tu propia carta musical dónde elegir. Ahora por fin, tengo listas para cada emoción, para cada estado de ánimo, la última fue SLEEP, algo tan sencillo como aunar música suave para dormir en el bus o en el tren, para aislarme.

Ahora suena Police y me recuerda a tantas cosas, es curiosa la habilidad de la música para transportarte a otro tiempo. Por ejemplo, la canción ‘sultans of swing’ de los grandes Dire Straits me recordará para siempre a la salsa boloñesa porque la primera vez que la escuché (mi madre había comprado el disco y yo tenía muy poquitos años) estaba comiendo espaguettis boloñesa y da igual el tiempo que pase me sigue recordando incluso al sabor. Una canción que me trae buenos recuerdos de un día muy feliz es la ganadora de Eurovisión el año pasado: ‘Euphoria’ de Loreen, porque la escuché en un momento de auténtica euforia total y la letra le venía al pelo, nunca lo olvidaré, nunca.

Gracias a la música he aprendido idiomas, he aprendido sentimientos nuevos, he aprendido a querer más profundamente,  y gracias a la música hasta me he ganado el pan. La música me ha dado mucho y me temo que yo a la música le he dado poco de momento, pero espero cambiar esto pronto. Me gustaría que hubiera un programa de música que hablase de las letras, las letras de las canciones son poemas. Y la poesía es cultura absoluta, poesía con sonido, ¿existe mejor combinación?

No me extraña que exista la musico-terapia, no sé mucho sobre el tema en cuestión pero no dudo que funciona fijo. Creo que todos hacemos nuestra propia terapia musical al elegir las canciones que están cerca de nuestro corazón. Yo, como imagino que muchos, tengo una lista de canciones para cuando estoy enfadada(ANGRY), para cuándo quiero andar de subidón(UP), para animarme cuando estoy baja de fuerzas o de auto-estima(DOWN), música para la ducha y buena para cantar a todo trapo (1) y música para cocinar o conducir, música para tener de fondo en una buena cena para que fluya la conversación o música para bailar hasta romper a sudar. Recuerdo que una vez un chico me rompió el corazón en 1,000 pedazos y fue la música la que me sacó del atolladero, literalmente canté, grité y lloré hasta encontrar que un día ya no quería escuchar aquellas canciones más, o por lo menos al escucharlas ya no quería llorar. El tiempo lo cura todo, y esa es una gran verdad.

Ahora suena en despachito ‘somewhere over the rainbow’ de Israel Kamakawiso’ole que en paz descanse. La música siempre esta ahí cuando la necesitas, es tu mejor amiga. Aunque tu verdadera mejor amiga está en quién refleja tu espejo de casa: tú. Pero para cuando ni tú te aguantas, (que hay días así para tod@s), pues ahí está la música, siempre cerca para sacarte una sonrisa o un sentimiento.

Y ahora voy a escuchar mi canción favorita en el mundo entero: ‘Storms in Africa’ by Enya seguida posiblemente algo nuevo, navegaré la red para encontrar música nueva y alucinante, hay tanto dónde elegir…¡¡¡es emocionante!!! (the possibilities are endless)…when it comes to music the world is your oyster.

50 Shades of Black

 

Leopoldo AbadiaLeopoldo Abadia ‏(@viajeroninja) hoy escribió el siguiente tweet:

“No me he cansado de repetir que la crisis económica es lo de menos. Esta es una crisis de decencia. Y no hay más que leer el periódico…” Y llevaba tiempo queriendo linkear dos temas en un blog post: 1. 50 Shades of Grey y 2. la crisis de ‘decencia’ que atraviesa nuestro país.

No soy religiosa, ni soy machista, ni feminista…en todo caso yo-Tania Llasera, soy humanista, creo en la humanidad de cada uno, en la ética personal, en la conciencia vaya. Y me considero una persona espiritual, pero cada vez que leo un panfleto católico, sustituyo mentalmente la palabra Diós o Jesús, o el Espiritu Santo, por el universo y la naturaleza. Con esto quiero decir que no me mueven razonamientos de puritanismo alguno cuando digo que 50 shades of Grey para mí, fue como la política de hoy: 50 shades of shit.

50 Shades of Grey es un best-seller, toda su trilogía lo es. Yo no leo tanto como quisiera, pero siempre tengo más de un libro abierto. Supongo que no solo depende de cuánto leas, si no de cómo de alegre sea tu vida sexual. Pero ante todo, el éxito de éste tipo de novelas para mí en un buen indicador de que la gente quiere escapar de la realidad cómo sea. Desesperadamente digieren libros en busca de fantasía y aire fresco. Resguardarse en otro mundo, pero no un mundo real, la gente parece que busca fantasia incluso si es burda y obvia. Aunque ‘fantasía realista’ sea un oxymoron(una paradoja o contradicción) para muchos, para empatizar con los protagonistas debemos sentirlos reales y humanos, y guiones realistas con historias que pueda imaginar sin pensar…”sí claro…” Así que si tanta gente lo lee, no será porque no queremos vivir ya en este mundo tan gris y tan triste. Lo cual a mí me indica que nos narcotizarnos con ficciones para no ver más los días de decadencia de la democracia que vivimos.

A veces creo que vemos el mundo en 50 tonos de negro, dónde parece que en vez de 50 tonos de gris, hay solo uno y es casi negro…Me pregunto si preferimos vivir en 50 tonalidades de Gris, antes de vivir en una España que sólo ve en blanco y negro. Las audiencias de las noticias han subido, los indignados pasan a ser cabreados al ver 22 millones de euros en una cuenta en Suiza de dudosa procedencia, sobresueldos de altura cuando la mayoría viven en el estado de bienestar del sub-suelo. Así, ver las noticias no trae nada bueno, y nada nuevo: el país está mal de raíz. Hoy mismo, el Jefe del Estado: el Rey y su hijo el Príncipe se bajan el sueldo. La realeza reduce y recorta para ajustarse a las realidades como todos los demás. La crisis ya, de una manera o de otra, hace lunas que nos afecta a todos. Millones de personas necesitan una válvula de escape en nuestro país y si lo encuentran en la lectura, pues bienvenido sea.

Crisis hay, no cabe duda. Pero ¿hay una crisis de decencia en nuestro país? Optimista como pocas, pienso que al final(y yo pinto a acuarela, por eso digo esto): el negro no deja de ser la suma de todos los colores. La crisis de decencia, si ya está aquí, nos obligará a mirar los problemas de raíz, y las raíces muchas veces están podridas. Habrá que podar mucho y atacar los problemas, y nunca mejor dicho, de raíz.

El ying y el yang utilizan el blanco y el negro también. El equilibrio entre el bien y el mal, entre las luces y las sombras. Ahora vivimos días de sombras, pero habrá días de luz.  Nada es tan negro como parece. Si ahora vivimos en tiempos de Grey, en tiempos de esposas y corbatas. Al final como siempre, es una cuestión de tiempo. Pero no demos tiempo al tiempo, no hay mejor momento como el actual para actuar. Lo decente es que cada cual que haga lo que quiera de acuerdo con su conciencia. Hay tantas opiniones y situaciones cómo matices en las tonalidades desde el blanco hasta el negro, incluso pasando obligatoriamente por el gris.

 

 

 

 

 

 

 

 

Navidades ‘made in Spain’

Las navidades ya están aquí. Y yo tengo un problema, me chifla regalar, pero odio ir de compras.Ya llevo 3 intentos de shopping de regalos de navidad pero nada acaba de cuajar. Comienzo a sudar, el calor y la música tronadora de ciertas tiendas me tiran para atrás, me entran ataques fríos de sudoración en las palmas de las manos y olas de calor recorren mi tenso cuerpo.

Para zanjar mi problema, acabo de llamar a mi madre para preguntar el planteamiento de nuestras navidades en crisis, no he recibido una respuesta muy clara que digamos. Se hablo de que los regalos no son importantes, pequeños detalles debajo del arbol y hasta hemos hablado de manera confusa de cómo plantear un amigo invisible entre los miembros de la familia de siempre y las nuevas incorporaciones. Y el pobre POST-IT que tenía para apuntar ideas de regalos de me ha quedado muy pequeño y había mucho lío para el tamaño standard del papel pegajoso. Vamos, que mi madre enreda más de lo que aclara.

Las navidades en crisis lían a cualquiera, no parece que la palabra navidad pueda ir en la misma frase que crisis. Pero así es para una inmensa mayoría. Muchos pasaran al 2013 habiendo pasado las peores navidades de su vida. Y todos sabemos que debemos arrimar el hombro, cómo dijo Nieves Hidalgo cuando se fue de La Voz, seamos mejores personas y audemos a los demás.

Inspirada por Nieves, estas navidades, entre mis amigas, haremos el ya clásico Secret Santa o Amigo Invisible, cómo todos los años con temática distinta. Pero este año, hemos decidido gastar solo en tiendas pequeñas, locales, artesanales y nacionales. Estas navidades la idea revolucionaria es gastar en lo local para impulsar y ayudar a los que más cerca tienes. Miremos a nuestro alrededor. Los que tienen han de ayudar a los que no. Los gestos más cercanos pueden llegar muy lejos. Ojalá se contagie el buen rollo y el amor y la ternura que esta señora desprende en su ser, al cantar y en ser, simplemente.

Unas NAVIDADES for Spain y ‘made in Spain’.

Va por tí Nieves Hidalgo, y por todos los Elegidos y los ya eliminados, todos sois La Voz Boys & Girls!!! 

Un documental ‘in my mind’

Hoy he decidido publicar ‘Un documental in my mind’, parte de un capitulo inicial de mi libro: EL SEXO SENTIDO (Espasa) que al final no llegó a publicarse entero. Es de mis primeros intentos de escribir algo digno…a ver qué os parece, admito que tengo curiosidad por saber qué pensáis.

Imaginando un documental en mi cabeza…UN DOCUMENTAL DE TANIA ‘RODRIGUEZ DE LA FUENTE’

Pensando como creo que lo haría el maestro Punset, para intentar buscar respuestas sobre nuestra sexualidad humana, la primera parada lógica es estudiar los hábitos reproductivos de otras especies del planeta ya que los humanos, somos una especie más de todas las que habitan y moran este planeta que llamamos Tierra. Los humanos, lo admitamos o no, somos un animal más del reino. El hombre no deja de ser un mono con más memoria, es obligada la visita a la naturaleza animal para entendernos mejor como raza humana… y también animal.

Pasión es lo que siento yo por los documentales, por eso estudié la carrera de Dirección de Documentales de base antropológica en la Universidad de Portsmouth (Inglaterra). Si este estudio sobre el sexo humano se tratara de una de las entregas de El Hombre y la Tierra de Félix Rodríguez de la Fuente, seguramente la voz en off diría: «La madre naturaleza es sabia y nos diseñó a todos para el placer en la reproducción. El sexo es bestialmente universal, toda la flora y la fauna lo practica». La pregunta es: ¿qué diferencia al humano del resto de animales?

El lenguaje, dirán algunos, pero lo cierto es que los animales son capaces de comunicarse entre ellos y también con nosotros. Otros afirmarán que los sentimientos. Parece que la gente que no se entera: los animales también sienten y padecen. Habrá quién responda que el suicidio es una acción exclusiva de seres que son conscientes de su existencia, que piensan luego existen… o deciden dejar de existir a través de esta vía. Ni siquiera en esto, en la muerte voluntaria, estamos solos: se ha descubierto recientemente que en algunos casos los delfines descienden a las profundidades del mar, donde mueren al no subir de nuevo a tomar aire (YO NO HE ENCONTRADO NADA DE ESTO; SÍ DE VARAMIENTOS Y MUERTES INCLUSO DE ‘MANADAS’ DE DELFINES O BALLENAS, Y SE HABLA DE SUICIDIOS, PERO AL PARECER PUEDEN SER CAUSADOS NO POR UNA DECISIÓN SUYA, SINO POR CONTAMINACIÓN, ENFERMEDAD…)¡¡¡¡ES DEL DOCUMENTAL ‘THE COVE’.¡¡¡¡¡¡¡¡¡. También es frecuente que decenas de ballenas aparezcan misteriosamente varadas y muertas en la playa. Se ha documentado un caso en Florida en el que estos cetáceos se dejaron arrastrar mortalmente por las olas hacia las rocas. Es curioso también el caso de varios asnos de Sharbish, una población en el delta del Nilo, en Egipto, que en 1966 se suicidaron a cabezazos contra un muro.

En el sexo, como en otros placeres, en la variedad está el gusto, y no solo en el gusto humano: los animales son promiscuos. De hecho, se han documentado conductas homosexuales en un gran número de especies (más de 400). La masturbación, la heterosexualidad, la homosexualidad, la bisexualidad, la intersexualidad, la monogamia, la poligamia, el sexo oral… son todas conductas sexuales manifiestas entre distintas especies animales y, al parecer, bastante común entre mamíferos, aves e insectos.

Uno de los estudios más significativos es el de los chimpancés bonobo o pigmeos. Los machos practican lo que se denomina ‘frote’, una práctica sexual en la que dos varones se rozan los penes erectos sin que haya penetración. Además, practican sexo cara a cara tanto con miembros de su mismo sexo como del opuesto, e incluso existen ejemplares ‘orgullosos’ que pueden ir de rama en rama con la cabeza bien alta, ya que los pigmeos de conducta homosexual pueden llegar a adoptar y criar miembros huérfanos de su especie satisfactoriamente. ¡Más monos ellos!

Todo esto nos lleva a responder esta cuestión de forma sencilla: la única diferencia entre el ser humano y el resto de animales es que nosotros cocinamos nuestro alimento y ellos no. Ya está. No hay más. Fin de la incógnita. ¿Increíble no? Si parto de que la diferencia entre nosotros es tan mínima como controlar el fuego y cocinar nuestra comida, entonces quizás nuestros rituales reproductivos sean muy semejantes al ritual amoroso de un par de chimpancés.

Hablamos de instintos básicos, fuertes y claros: hablamos de lo natural. Un interesante estudio llevado a cabo por Patt Deaner, de la Universidad de Carolina del Norte, demuestra que los monos machos son capaces de no comer o beber con tal de poder ver y admirar el trasero de las hembras de su especie. Y si entre los primates prima la reproducción a la supervivencia a corto plazo, seguramente nosotros tengamos el mismo instinto o parecido por lo menos.

Voy a lanzar osadamente unas preguntas al aire:

-¿Nosotros somos tan distintos a los primates? -

¿Somos muy diferentes a los monos de los que procedemos? La respuesta para mí es NO. El deseo sexual es solo una de las múltiples motivaciones básicas del comportamiento animal: todas las especies que tienen reproducción sexual, y todas las culturas humanas, ponen un juego una serie de conductas parecidas que se dividen en: cortejo, intimidad y actividad sexual. Así que somos iguales y también distintos a los animales que comen comida cruda, y quizás hasta ‘superiores’ en algunos sentidos, pero nobleza animal obliga, la esencia animal no se puede perder. Los instintos más básicos, a pesar de nuestra moderna sociedad, siguen aquí y ahora, latentes en nosotros.

De hecho haciendo un estudio de la flora y la fauna del planeta a los largo de los siglos, podemos concluir que no existe la estricta heterosexualidad, ni la homosexualidad ni la bisexualidad, en ninguna especie. Le pese a quién le pese. Es lo que hay. La naturaleza nos lo grita que solo existe la sexualidad a secas y los casos se cuentan por miles en el reino animal. A mí me da qué pensar y más si te documentas sobre la historia humana, sobre nuestro pasado.

UN PASEO POR NUESTRA HISTORIA

La historia de la vida es la historia de la sexualidad. La historia también nos ayuda a terminar de asentar la teoría de la libertad en la selección de la orientación sexualidad. La historia nos enseña que igual de natural es acercarse a tu propio sexo para recibir amor, mimos y placer como lo es acercarse al sexo opuesto para intimar y poder gustosamente reproducirse.  En la era de las cavernas y los clanes, los hombres alpha eran cazadores que permanecían durante meses en cuevas en las que el macho más fuerte seguramente se trincaba al débil. En las primeras manifestaciones de arte rupestres son frecuentes las vulvas grabadas en piedras y los grandes falos como símbolos de la fertilidad. La mujer era la Gran Diosa, pues era capaz de dar vida, e incluso los antropólogos plantean el matriarcado como la forma de organización social. Esta no necesitaba al hombre en los albores de la Humanidad, cuando éramos monos y caminábamos a cuatro patas. Fue en el momento en el que aprendimos a andar sobre dos piernas cuando llega el problema: ahora que sólo había dos brazos era común que la mujer no tuviera manos para los niños y las labores. La necesidad agudiza el ingenio, y la mujer decidió dejarse de clanes y escoger un macho único para crear algo parecido a la familia moderna. Escoger entre el clan a un hombre que proteja y procure sustento para los suyos era la prioridad de las mujeres cavernícolas.  Lo que no ha cambiado nada hasta a día de hoy es que la mujer sigue siendo casi siempre quién escoge.

Los egipcios eran muy activos en materia sexual aunque no los mostraban abiertamente. El sexo era una parte importante de la transición hacia la otra vida. La fertilidad y la sexualidad formaban parte de la vida y también de la muerte. Incluso para renacer a la otra vida. Se practicaba la poligamia, el adulterio no era una ‘falta’ grave’ (como mucho podía costarle el divorcio a la mujer)  e incluso el incesto estaba permitido: Ramsés II convirtió a dos de sus hijas en unas de sus más importantes Esposas Reales.  El único tabú era el considerar la menstruación que se consideraba impura, al extremo de dispensar a ciertos trabajadores de acudir a su puesto durante los días en que la tenía su esposa.

Grecia y Roma fueron también dos civilizaciones bastante lujuriosas y permisivas en el terreno sexual. La helena fue la primera en aceptar la homosexualidad. El matrimonio solo servía para la procreación. Los hombres atenienses no esperaban amor o sexo placentero de sus mujeres, eso solo podían encontrarlo con los de su mismo sexo. Ellas, sin embargo, estaban sometidas a la subyugación absoluta por parte del hombre. Eran confinadas, aisladas en su hogar con el único fin de tener hijos varones con los que perpetuar la estirpe. Los hombres más jóvenes tenían amantes de mayor edad en una relación sexual aceptada. En Atenas, además, existía otro tipo de mujeres que sí podían dar amor, sexo y conversación: las prostitutas. La prostitución era legal, incluso pagaban impuestos que fijaba el estado. Mientras las casadas eran sumisas, las prostitutas sí podían disfrutar del sexo y coquetear. Así es como llega a surgir el verdadero romance entre hombres y mujeres.

Los romanos asimilaron mucho de la cultura griega, pero el papel de la mujer dejó de ser el de esclava del hombre. Ya no eran posesión de sus maridos. Los manuales de sexo romano señalan el orgasmo femenino como el fin de una relación sexual en el que era necesario detenerse en todas las partes del cuerpo de ellas para llegar al clímax. El matrimonio era una unión más allá de la procreación. El ideal romántico era una unión entre hombre y mujer.

Con la caída del Imperio Romano nos sumergimos en el oscuro periodo de la Edad Media que trae consigo el fin de la permisividad sexual. Las relaciones sexuales se restringen al orden establecido, y fuera de este se actuaba contra natura y la recta razón: el adulterio, la prostitución, la homosexualidad, el incesto… eran merecedores de castigo. La única unión permitida era entre personas de sexo opuesto y con un único fin: la procreación.

Para la Iglesia, las infidelidades conyugales tenían la misma trascendencia tanto para hombres como para mujeres. Sin embargo, para la sociedad medieval estos deslices podían acabar con el nacimiento de hijos bastardos, lo que ponía en peligro el orden natural de la descendencia y la transmisión de la herencia familiar. En el caso de los hombres se hablaba de amancebamiento. El término adulterio se reservó a las mujeres, y conllevaba una sanción mayor que las infidelidades de sus maridos, lo que se tradujo en una gran desigualdad penal en favor de estos.

Es cierto que hubo quien nadó contracorriente. Bernardo de Gordonio, un reputado médico del siglo XIII, aseguraba que la práctica del sexo (con moderación, eso sí) acarreaba beneficios saludables, y en su obra Lilium medicinae advertía de los efectos negativos de la abstinencia sexual, en especial para las mujeres. Un adelantado a su tiempo el tal Gordonio.

Sin embargo, la creencia dominante era la de considerar el sexo como algo impuro. Otro galeno anterior a Gordonio, el italiano Constantino El Africano, defendía que el coito tenía efectos secundarios adversos como tristeza, debilidad, hinchazón de vientre, dolor de cabeza, contracciones, olor corporal desagradable, temblores… —¡Con lo que nos gusta que nos tiemble todo al terminar!— Para luchar con los pensamientos impuros los hombres eran sometidos a sangrías y las mujeres libidinosas se les recetaban fumigaciones que se aplicaban en su vagina con ayuda de una perilla.

El sexo se seguía practicando, pero comenzó a considerarse un tabú y se reguló de tal manera que en Inglaterra llegó a ser necesario contar con una «licencia para follar»: las parejas que querían tener hijos debían solicitar al rey una bula que les permitiera concebir. Quienes la conseguía colgaban en las puertas de sus casa un cartel que rezaba: Fornication Under Consent of the King (fornicación bajo el consentimiento del rey). Del acrónimo surgió la conocida y muy utilizada expresión inglesa “fuck”. En spanish, follar. También en Inglaterra durante la época victoriana, si una mujer entraba en un ataque de neurosis, era el médico quién le procuraba una saludable solución: un orgasmo. Los médicos practicaban orgasmos a las mujeres ‘neuróticas’, yo hubiera sido una neurótica grave seguro.

El Renacimiento devuelve al hombre a su lugar como el centro de todo y las miradas, y las mentes, se vuelven hacia terrenos más mundanos. Leonardo da Vinci descubre que durante la erección el pene se llenaba de sangre, aunque se equivocaba al creer que este miembro tenía voluntad y vida propia.

La ciencia avanza y así alcanzamos la Edad Moderna, donde los condicionantes sexuales se van relajando en cierta medida… aunque casi exclusivamente para los hombres heterosexuales. Ser homosexual era motivo suficiente para dar con tus huesos en la cárcel y la mujer seguía subordinada al hombre en todos los ámbitos de la vida.

Tenemos que esperar hasta el siglo XX para asistir al despertar de la libertad y tolerancia sexual. Primero, con la revolución feminista, cuando la mujer lucha por la igualdad de derechos con los hombres. Después, con la comercialización de la píldora anticonceptiva en Estados Unidos en 1960, lo que permite dejar de asociar el coito con el riesgo de embarazo. Es el germen de la revolución sexual de los años 60 y 70. Las relaciones sexuales se generalizan, los armarios comienzan a vaciarse, y a pesar del frenazo de los años 80 con la aparición del SIDA, el fenómeno es imparable. El sexo comienza a verse con normalidad y naturalidad. Porque Damas y Caballeros, ¿acaso existe otra manera de verlo y de vivirlo?

Moraleja del documental:

Si analizamos con detalle este repaso por la historia sexual de la humanidad tal vez podamos llegar a conclusiones más fehacientes. Una de ellas es que puede que elijamos tener sexo con el contrario, condicionados o condicionadas por toda esta herencia histórica. Todo tiene su lógica: seguramente una persona de tu mismo sexo, aunque fuese inexperta total, te regalaría mucho más placer en un encuentro sexual que otra más experta del sexo opuesto. Por la razón más simple del mundo: porque ambos tenéis el mismo cuerpo y por lo tanto entiendes mejor las corrientes de placer del cableado sexual de los que comparten tu mismo género.

Otra conclusión que se me ocurre es que nos rodeamos de los de nuestro propio sexo, simplemente, porque nos sentimos más cómodos. En la infancia normalmente invertimos más tiempo con estas personas, y lógicamente creamos con ellas vínculos afectivos y emocionales más íntimos. Es lógico y natural, insisto, que nos acerquemos a quien mejor conoce nuestro cuerpo y aquellos con los que estamos más íntimamente ligados.

Muchas veces tenemos nuestros primeros roces ‘jugando a médicos’ o buscando a tus amigas en las tinieblas. Y con nuestra imaginación y, de la manera más inocente, estamos dando nuestros primeros y tímidos pasos del viaje hacia nuestra sexualidad.

Igual podemos aprender algo a través de la historia de las relaciones sexuales de otras culturas y otros tiempos. Si en algunas culturas el mismo sexo era apreciado para proporcionar placer, sería por alguna razón. La historia nos enseña que el sexo no entiende de sexos y también nos da claves sobre muchos de los problemas que han tenido las mujeres con respecto a su sexualidad.

El sexo es universal y la mayoría de nosotros somos promiscuos por naturaleza lo cual viene a romper muchos mitos y tabúes. A mí sé que me ha roto más de un esquema mental habitual mío ¿el qué te ha roto más de un esquema o es: se me ha roto más de un esquema con esto? Y qué decir tiene que igual que los monos machos están dispuestos a dejar de comer o de beber por sentir estímulos sexuales, nosotros somos muy parecidos en materia sexual. Romper mitos podría ser el mejor modo de abrir la mente y eliminar más de un conflicto innecesario.


El regalo de ser anónimo

Alucino pepinillos,  y por eso escribo este post, de cuanta gente joven aspira a ‘ser famosa’!!  Desde mi humilde punto de vista, no saben lo que dicen. Si vas a soñar, sueña alto, cambia el mundo, haz algo con tu vida…pero querer ser famoso porque sí, eso no.

Supongo que pensámos que las celebrities tienen éxito, lo tienen todo. Tienen casas de lujo, yates y les regalan todo. Sí claro. Y los cerdos vuelan. Esas serán las super-mega-maxi famosas, las estrellas de cine, de las que ya casi no quedan. Marilyn M. ya murió hace medio siglo. Ahora habría que diferenciar entre tipos de fama, pero paso de fragmentar sinceramente. La fama me parece casi como una lacra, y no voy a dividir a los solitarios. A mí la fama o más bien la popularidad me viene a consecuencia de mi curro. Y amo mi trabajo, mi trabajo es mi pasión. Así que sonrío en cada foto, y trato a los demás cómo yo quiero ser tratada. Trabajo bien y mucho, y doy problemas zero, ese es mi lema. La fama es un aspecto más de mi versátil laboro. Así me gusta emplazarlo, con mis gafas más optimistas.

El otro día presenté la premiere de ‘THE AMAZING SPIDERMAN’ y me enteré de un chismorreo sobre Andrew Garfield que me impresionó. El chisme dice así: ‘Andrew hoy se ha ido a dar su último paseo de anonimo por Madrid, para disfrutar de sus últimos momentos de libertad, antes de que el mundo vea la película y no pueda ni andar sin papparazzi’s y fans alocadas a su alrededor’. Qué heavy me parece. Despedirte de golpe y porrazo de tu vida anónima. Como un triunfito como Bisbal, o Bustamante, te metes en algo anónimo y sales mega conocido y con legiones de fans. Tiene que ser surrealista como mínimo.

Vivimos en la cultura del ‘exito’, dónde el anonimato se desprecia. La gente que piensa así, obviamente no es consciente que el anonimato es la joya más preciada de todas. Es nuestro regalo natural, nuestro pasaporte a la libertad total. La fama significa el constante escrutinio público de los medios, la consecuente crítica ‘positiva’ o no tanto pero constante, la presión de las masas. La fama está tremendamente sobrevalorada.

No cesa de sorprenderme lo rápido que la gente se olvida de tí si dejas de salir en la tv. Es increíble y me hace muy feliz pensar que el día de mañana, si me quiero dedicar a algo más anónimo, puedo dejarme el pelo largo y desaparecer…¿quién no tiene una fantasía escapista? Ya sea dejarlo todo e irte a otro país, o a montar un txiringuito en la costa y vivir la vida ‘chilled out’. Todos tenemos estas utópicas ideas pululando por nuestros thoughts. Algunas son quiero ser famoso, pero gracias a Diós sabe quién, en la variedad está el gusto, y hay gente para todo. De todo hay en la viña del Señor.

Al igual que hay gente anónima que se aburre de su anonimato, se quejan de no ser nadie, seguro que hay famosos que se hartan de serlo y darían el brazo derecho por dejar de serlo por un día. La vida es así de equilibrada, todo se balancea.