Archivo de la etiqueta: mujer

Mujer Líder

LIDERAZGO EN FEMENINO

Desde el 20 de diciembre han pasado ya más de tres meses y seguimos sin Gobierno. La pregunta es ¿Tendríamos ya un Gobierno si algunos de los candidatos a la Presidencia del Gobierno fueran mujeres? NO, no es una mera excentricidad. Muchos artículos y análisis se han hecho en relación a este tema.

¿Diferencias entre el liderazgo de un hombre y el liderazgo de la mujer?

Es evidente que no se puede generalizar, sin embargo si que es evidente como la ejecución de las que son las cualidades del liderazgo más típicas se realiza de forma diferente por parte de los dos sexos. El los últimos años las mujeres han sido sin duda una nueva locomotora de la economía mundial. Un 37% del mundo empresarial está representado por mujeres. Se trata de una fuerza que dará nueva energía a la economía, caracterizada por una mayor inversión inmaterial e innovadora, donde creatividad, pasión y una actitud más disruptiva serán clave.

En los países EUROPEOS desde 2008, año en el cual explotó con toda su virulencia la crisis hemos tenido un desplome de las oportunidades de negocios innovadores, cuando, por el contrario, el entorno incierto y saturado obligaría a emprender con mayor imaginación y coraje que antes. El liderazgo femenino encaja perfectamente con esas nuevas necesidades por la valentía mayor y la mayor capacidad de las mujeres de adaptarse en entorno dominados por el miedo y la incertidumbre.

Dicho todo esto, no se trata en absoluto de debatir sobre hombres contra mujeres, sino, más bien, de considerar a los dos modelos de liderazgo, el masculino y el femenino, como dos alternativas, cuya integración y complementariedad representa posiblemente el futuro del liderazgo. No se trata de elegir entre el uno y el otro, sino de darse cuenta de las cualidades clave para triunfar en una empresa y ser mejor líder.

Hay que aclarar que las cualidades más típica del liderazgo (femenino y masculino) pueden ser exhibidos perfectamente tanto por hombres como por mujeres. Si es cierto que existe una predisposición natural; también sabemos que ambos géneros pueden adquirir y utilizar las características de los dos modelos de liderazgo. De hecho, hasta ahora, las mujeres líderes a menudo han tratado de imitar el liderazgo masculino, sofocando muchas de las características ganadoras en las que están, al menos a priori, más predispuestas. Un ejemplo evidente es el de Angela Merkel, mujer de gran éxito y considerada la líder más importante en Europa. Sus claves de liderazgo son típicamente masculinas y, a menudo, su falta de inteligencia emocional ha sido criticada. Esta imitación siempre la he visto algo artificial, como forzada la necesidad de destacar sobre el otro sexo usando, muchas veces, alguno de los defectos mayores vistos a lo largo de la historia y algunas de las miserias del mundo: dictaduras, guerras inútiles, etc.

Sin ninguna duda las mujeres dominan con fuerza cuando hablamos de liderazgo democratico y participativo sin embargo, en muchos casos, encontramos hombres líderes dominados por el liderazgo autoritario. Mucho de lo que se ha escrito hasta ahora acerca de los líderes y el liderazgo se basa en el arquetipo masculino. Carisma y valentía son consideradas características masculinas y, a menudo, de una mujer líder se espera que muestre estos atributos masculinos. Angela Merkel

Aunque existan, y cada vez más, perspectivas de liderazgo que divergen de estos tópicos, para la mayoría son nuevas y menos convencionales. Por tanto definir el nuevo liderazgo, haciendo hincapié en las características del modelo femenino, tal vez sea una manera eficaz de explicar, entender y desarrollar aún más la cuestión. Es importante desarrollar un nuevo paradigma de liderazgo basado en el uso de las mejores características de los dos modelos, sin omitir las virtudes del clásico liderazgo masculino, pero con un enfoque especial hacia las cualidades de flexibilidad y capacidad de negociación, dialogo, creatividad e inteligencia emocional típicas del arquetipo femenino. Una nueva forma de liderazgo que sepa como explotar las cualidades de los dos universos.

Desafortunadamente la formación se basa casi siempre en el uso de herramientas relacionadas con el desarrollo del hemisferio izquierdo de nuestro cerebro consideran donde dominan los atributos de pensamiento estratégico, racionalidad y lógica, que los de sentimiento, escucha y empatía, que son típicos del hemisferio derecho. El pensamiento lateral que vive en el derecho (femenino) es clave para un liderazgo eficaz y equilibrado. El desarrollo de los futuros líderes necesita una nueva perspectiva que valore la empatía y la gestión del cambio como claves en el liderazgo.

Cerebro femenino

El estilo de liderazgo femenino es mucho más persuasivo, muestra sin duda una asertividad más efectiva,  y está normalmente más dispuesto a asumir riesgos que el estilo masculino. Las capacidades empáticas y la flexibilidad son más acentuadas, así como las habilidades de comunicación interpersonal. Estas cualidades se combinan para crear un estilo de liderazgo que tiene por objetivo la obtención de resultados conjuntamente con la creación de un dialogo más abierto, inclusivo, colaborativo y colegiado que lleve al acuerdo. Todas estas cualidades que no hemos visto en los líderes de los principales partidos que después del 20D con sus líneas rojas han imposibilitado cualquier tipo de acuerdo por un Gobierno de coalición.

La diferencia principal entre los estilos de liderazgo femenino y masculino pasa por la capacidad de escucha, el deseo de aprender, reflexionar, para luego implementar una estrategia que incorpore lo mejor de las ideas recogidas de forma compartida y menos egoísta. Siempre para la mayor eficacia y eficiencia. Esto exige capacidad de adaptación y la adaptabilidad exige la reducción del ego. Cosa que cuesta mucho más a los hombres. La sombra del ego es demasiado grande para muchos de nuestros líderes…. ¡y así nos va, bloqueado y esperando una negociación en extremis o unas nuevas elecciones!

El liderazgo femenino está más dispuesto a compartir información y es un estilo integrador, que incorpora hechos y perspectivas mucho más plurales. Es por lo tanto una redefinición del liderazgo, una versión ideal para el futuro.

Como conclusión, y valga como sugerencia para todos nuestros políticos, por supuesto hay diferencias entre el liderazgo masculino y femenino, sin embargo el éxito en la vida, la empresa y la política se base en el tener todas las mejores cualidades que reposan en los hemisferios de nuestro cerebro, y en usarlas.

@Euprepiopadula

@Euprepiopadula

Comienza a crecer

Abre los ojos, disfruta el momento

Afrontando los miedos

Nunca había tenido una sesión de coaching como el viernes pasado. La triste mirada de una mujer de mediana edad con lagrimas en los ojos, encarcelada en su pasado y triste. Me pusieron frente a un nuevo reto: acompañar a Eva de las lágrimas a la serenidad… Además, como no, a ser una magnifica Directora Médica de un importante Laboratorio Farmacéutico. Con una carrera aparentemente de éxito y una vida llena de grandes logros parecen motivos insuficientes para que sea feliz y un único gran problema… su incapacidad de disfrutar de las cosas.

¿Cómo? Es tan solo una pequeña parte de mi primera sesión con ella. 

Párate un poco,…obsérvate: respiras, te preparas un café, estás escribiendo o leyendo un libro, una revista, zapeando en la tele… Pequeñas acciones. En general no damos ninguna importancia a estas “mínimas” acciones; pensamos que son solo un acto insignificante para llegar a nuestro pequeño o gran objetivo de hoy, de mañana, de nuestra vida… Vivimos para llegar a algo que no existe: “mañana” NO existe, y cuando llegue, incluso en ese momento no nos dignaremos a echarle una sola mirada; siempre proyectados como a otro lugar, más adelante, en otras metas, en otros retos. Vivimos siempre en otro sitio que no existe. 

En cambio, intenta pensar en el aquí y el ahora, ¡todo esta aquí! ¡todo lo tenemos frente a nuestra cara y lo único que tenemos que hacer es mirarlo! Cada momento, cada instante, cada segundo y cada acción son importantes en si mismos. Todo se agota en el exacto momento en el cual se acaba. Intenta sentir y  gozar de la plenitud del momento que estás viviendo.

No existen acciones banales, todo es importante. Cuando de verdad te concentras en cada cosa que haces, todos los momentos se llenan de luz, todo tiene sentido, a cada instante podemos encontrar alegría, plenitud, un momento de felicidad. 

Gurdjieff nos lo cuenta con estas palabras:

“Una mirada libre, una mirada que ve. Sin esta mirada para mi y que me ve, mi vida es la vida de un ciego que va ahí donde la empuja el impulso sin saber ni como ni porqué. Si esta mirada reclinada encima de mi no puedo saber que existo. Sin esta mirada estoy condena

do al automatismo y a la ley del accidente, de la casualidad. Esta mirada da sentido a mi vida y al mismo tiempo me hace libre. En Los mejores momentos de concentración llego a un estado en el cual puedo conocerme mejor, sentir el beneficio de esa mirada que baja dentro de mi, que me abraza fuerte. Me siento debajo de una luz fuerte, bajo una espléndida mirada.”

No necesitas buscar nada, todo lo que necesitas lo tienes aquí. Es aquí que brilla y resplandece la vida. No estamos acostumbrados a pensar nunca el tiempo que duran las cosas, como si todo lo que nos ocurre en la vida fuese perenne y por esta razón somos infelices. No sabemos saborear todos los momentos buenos que tenemos, pensando, de forma un poco absurda, que durará toda la vida. Pensamos que el significado de la vida depende de lo que haremos, decimos o construimos y no vemos que la luz brilla en cada acción. De esta forma nos volvemos seres inútiles.

¡Trasfórmate en pura mirada!. Abre los ojos a todo.

Ojo-mujer

Para explorar el espacio interior se necesita un gran valor: el de no cambiar las cosas que tenemos dentro del almaA veces sentimos llegar de repente malos pensamientos, sentimientos de culpa, rencores, recuerdos, nostalgias, remordimientos, envidia, celos, rabia, avaricia, codicia y casi siempre reaccionamos, luchamos contra ellos; los queremos eliminar de nuestra alma. No solo eso, tenemos siempre unas grandes expectativas sobre nosotros, nos ponemos metas de llegar a ser aquel personaje que hemos idealizado y de esta forma siempre estamos actuando, mentimos, somos artificiales. Luchamos para ser aquel modelo que queremos imitar, y nunca nos gustamos, nos estamos juzgando todos los días, condenándonos o perdonándonos.

Acabamos pensando que la vida no ha sido generosa con nosotros, y pasamos los días quejándonos, dándole vuelta a la cabeza para encontrar una justificación a nuestra mala suerte que no nos lleva a ser lo que queremos ser, ese modelo imaginario que nos hemos montado en la cabeza. ¿Y entonces como se puede encontrar la paz? ¿Cómo se puede nadar, sumergirse en nuestro interior, en nuestra alma sin hacernos daño?

Lo que tenemos que hacer es “mirar” nada más. Tenemos empezar a mirar, contemplar las cosas que no nos gustan, ver esos demonios de una forma completamente diferente, sencillamente de recibirlos tal y como son. Reconocer que también los momentos negativos son parte de nosotros mismos, de nuestra imperfecta vida.

Los sabios nos han enseñado que tenemos que perder la personalidad que nos han enseñado y recuperar la que tenemos en lo profundo de nuestro ser, limpia sin fisuras. Esa personalidad que es el resultado de la sociedad en la que vivimos, de modelos educacionales y familiares, tienen que salir, y dejar espacio a lo que somos y sentimos, recuperando los sueños que teníamos de niños.

Con los años he aprendido a molestar todos los días, cada vez más, mi yo interior, a respetar todo lo que siento, incluso en los peores momentos, cuando mis sentimientos y emociones NO son positivos. Los respeto y me respeto. Guapo y feo como soy en cada instante respetando mis estados de ánimo.

Tras un poco de entrenamiento llegaras a estar contigo misma sin juzgarte, sin prejuicios y entonces llega la paz, llegan las palabras que no te esperas, pensamientos que nunca hubieras pensado tener dentro de ti. Te vacías, te anulas y eres como una planta que comienza a crecer. De repente sale una flor y te das cuenta que arrinconando un poco tu historia, tu pasado, puedes llegar a disfrutar de forma plena tu presente, a quererte como eres, a gozar de cada acción y de cada momento de una forma plena.

Eva tiene un largo camino para poder mirar dentro de si de forma plena y sin cobardía, pero lo conseguirá. Llorar sin desesperación fue la primera cosa que consiguió el viernes, abriendo los ojos, sin ocultar su dolor. ¡Mírate tu también!